degollados

La justicia chilena rechazó hoy la libertad condicional para el exjefe de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar), Guillermo González Betancourt, condenado por el denominado caso degollados, en 1985.

Según fuentes judiciales, la determinación la tomó la segunda sala de la Corte de Apelaciones de Santiago debido a que su informe psicológico “no dio cuenta de que no tiene consciencia del daño causado”.

El excoronel de Carabineros está condenado a presidio perpetuo por el crimen de los profesores y militantes del Partido Comunista Manuel Guerrero, Manuel Parada y Santiago Nattino, asesinados tras ser detenidos en marzo de 1985.

Cabe destacar en todo caso que queda pendiente aún la resolución de la Corte sobre el mismo beneficio de libertad condicional entregada a Alejandro Sáez Mardones, apelada por familiares de las víctimas y el Gobierno.

En marzo de 1985 se conoció en Chile el secuestro y degollamiento por parte de agentes de Carabineros de los tres miembros del Partido Comunista (PC) chileno.

El crimen provocó indignación en el país y el juez especial José Cánovas, designado para investigar el triple homicidio, logró esclarecer el caso y ordenó la detención de ocho oficiales de Carabineros, incluidos dos coroneles, aunque posteriormente la cantidad de inculpados subió a una quincena.

Asimismo, en agosto de 1985 el general César Mendoza, general director de Carabineros y miembro de la Junta del Gobierno desde el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, dimitió a su cargo y finalmente la Dicomcar fue disuelta.

En 1994, y tras una exhaustiva investigación, el juez especial Milton Juica, que reemplazó al ya fallecido Cánovas, dictó 15 sentencias, entre ellas cinco cadenas perpetuas contra los imputados.

Durante la dictadura de Pinochet, según cifras oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 33.000 fueron encarcelados y torturados por causas políticas.