Costanera Center

El diario estadounidense, The Wall Street Journal, analizó la situación que ha debido enfrentar el Costanera Center, el ambicioso proyecto del multimillonario Horst Paulmann y los problemas que ha vivido por mala planificación, desaceleración de la economía y los cambios políticos del país, entre otras cosas.

El medio antes mencionado, comienza su escrito de la siguiente forma: “Durante el mes de agosto del año pasado, y tras casi una década de construcción, el multimillonario Horst Paulmann completó la que esperaba fuera la coronación de su carrera empresarial: El edificio más grande de Sudamérica, una moderna torre de oficinas de 64 pisos elevada sobre Santiago”.

Sin embargo, el periódico afirma que “el proyecto se está transformando en un dolor de cabeza para el señor Paulmann y su compañía, Cencosud SA, uno de los retailers más grande de Sudamérica”.

Las razones para The Wall Street Journal apuntan a que el costo original de la torre era de 400 palos verdes, sin embargo, el precio ha llegado hasta los mil millones de dólares, principalmente por las mejoras en diseño durante la construcción, como añadir una terraza de observatorio, según Cencosud”. Además pese a la utilización de los primeros pisos para el mall, gran parte de las oficinas que están encima siguen vacías.

Así, el periódico apuntó a que “en vez de convertirse en un símbolo del surgimiento de Santiago como una de las ciudades líderes de Sudamérica para negocios internacionales, la torre es un signo de cómo proyectos inmobiliarios ambiciosos pueden ser socavados en mercados emergentes debido a la pobre planificación y las corrientes políticas cambiantes”.

Otro punto que habla del cacho en el que se pudo haber metido Paulmann es lo engorroso que ha resultado conseguir los permisos del gobierno, pero “los oficiales de gobierno dicen que Cencosud aún no ha hecho las mejoras necesarias en las calles del area para mitigar el impacto de los miles de trabajadores que se espera, llenen la torre. Ejecutivos del sector dicen que parte de la culpa por este fiasco se debe al enmarañado proceso de aprobación del gobierno. Cencosud ha tenido que obtener aprobaciones de siete diferentes organismos públicos nacionales y locales”.

“Debemos movernos hacia una cultura de movilidad sustentable, en la que los ciudadanos usen los autos de forma racional”, dijo una autoridad de Providencia.

El medio recoge que “los ejecutivos de Cencosud dicen que esperan que en algunos días les den luz verde para ocupar los primeros 15 mil metros cuadrados de los 70 mil metros cuadrados que tiene la torre. Pero dicen que les tomará un año terminar las mejoras necesarias para llenar la torre completa, los que están avaluados en $60 millones de dólares”.

Dicho medio también recordó una entrevista en la que Cencosud afirma que los permisos están demorando mucho, aunque el espacio otorgado al retail está ocupado y genera bastante éxito.

Otro punto destacado en la nota es que es inusual que los profesionales “se enfrasquen en discusiones acerca del impacto que los proyectos inmobiliarios tendrán sobre cuestiones como el tráfico y la contaminación, después que un proyecto de alto perfil haya sido completado”.

Desaceleración económica

The Wall Street Journal plantea además que “cuando Cencosud empiece a firmar sus primeros contratos de alquiler de oficinas, enfrentará uno de los peores mercados en años debido a la desaceleración de la economía chilena. La tasa de oficinas vacantes se sitúa hoy en 10,5%, frente a 1,8% en 2012, según la oficina local de CBRE Group Inc”.

La culpa de Paulmann

El periódico dice que también parte de la culpa de todos los atados que ha tenido el Costanera Center recae en Paulmann, argumentando que “su agresivo enfoque fue exitoso cuando se trataba de expropiaciones, múltiples crisis monetarias y otros avatares de los negocios en Sudamérica. Sin embargo, no le ha servido con su proyecto de la Gran Torre”.

El empresario, dice el medio, “está acostumbrado a la vía rápida”, pero “ahora enfrenta la otra cara de la moneda”.

Cambios de Gobierno

Dicho periódico abordó el tema político en este caso y apuntó que pese a que tuvo el apoyo del gobierno de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet en sus inicios, ya en esta segunda pasada de la Mandataria no ha tenido la misma acogida, debido a la postura más populista o con mirada en el apoyo a los ciudadanos de la jefa de Estado.

 

Revisa la nota completa de The Wall Street Journal pinchando acá.