burgos A1

“Muere quien encarna una de las páginas más oscuras de nuestra historia. Detrás de sí deja dolor y sufrimiento para miles”.

Con estas palabras el ministro del Interior, Jorge Burgos, se refirió a la muerte a los 86 años de Manuel “Mamo” Contreras, uno de los más sanguinarios personajes de la Dictadura de Pinochet.

Según consigna el diario El Mercurio, los dichos del jefe de Gabinete contraponen la postura del Gobierno en cuanto a no entregar alguna reacción oficial sobre el deceso, y sólo esperar hasta el lunes cuando el vocero, Marcelo Díaz, se refiera a todo lo acontecido durante este fin de semana.

Cabe recordar que la única información o reacción oficial por parte del Gobierno en torno al deceso de la mano derecha de Pinochet fue lanzada la semana pasada, cuando desde La Moneda aseguraron que el ex director de la DINA no recibiría honores fúnebres, ya que por ley, no se le puede hacer tal acto a militares condenados por violación a derechos humanos.

“Debiera haber confesado su verdad”

Otro que anoche sacó la voz fue el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, quien en conversación con 24Horas, lamentó que “a lo mejor se llevó muchas de las verdades que gran parte de nuestra ciudadanía necesita conocer. Están los familiares de los detenidos desaparecidos y él, antes de morir, debiera haber confesado su verdad”.

Desde el PS, su presidenta, senadora Isabel Allende afirmó que “no va a haber una reconciliación en mucho tiempo mientras sigan persistiendo la falta de verdad, mientras siga denegándose en parte esa verdad, porque los que saben callan, los cómplices callan y por lo tanto cuesta mucho”.