07 AGOSTO 2015/SANTIAGO Esta noche fallecio el ex director de la Dina Manuel Contreras en el Hiospital Militar a los 86 años de edad, en la afueras gente celebra la noticia. FOTO MARIO DAVILA/AGENCIAUNO

07 AGOSTO 2015/SANTIAGO
Esta noche fallecio el ex director de la Dina Manuel Contreras en el Hiospital Militar a los 86 años de edad, en la afueras gente celebra la noticia.
FOTO MARIO DAVILA/AGENCIAUNO

En las penumbras, habituales para una hora como las 6 de la madrugada, y en medio del aguacero que en ese momento se dejaba caer sobre la capital, el cadáver del ex jefe de la temible DINA, Manuel “Mamo” Contreras se convirtió en cenizas, poniendo fin, quizá como una metáfora, a uno de los episodios más oscuros de la historia de Chile, misma frase que ocupó el Gobierno para referirse al hecho.

Dos horas antes, el cuerpo había sido sacado por su familia desde el Hospital Militar, tras la fiesta callejera que se armó en la fueras del recinto ubicado en La Reina luego de que se confirmara la muerte de Contreras Sepúlveda.

Posteriormente, los restos del represor llegaron en un féretro hasta el Cementerio Católico de Santiago, lugar donde se realizó la cremación.

Según contó a CNN Chile Mauricio Newman, encargado del crematorio, hubo un velatorio íntimo, donde asistieron familiares y miembros del Ejército.

El proceso de incineración culminó a eso de las 8:30 de la mañana, instancia en que las cenizas de Contreras le fueron entregadas a su familia en un ánfora.

Durante la mañana, el Hospital Militar había confirmado que el cuerpo había sido retirado por la familia, aparentemente en total sigilo.

Aparentemente funeral no habrá, pero lo que sí está claro es que al ex jefe del organismo represor de Pinochet no se le rendirá ningún tipo de honor de Estado, tal como lo manifestó de manera tajante el gobierno, y pese al pronunciamiento de personas como el diputado UDI, Jorge Ulloa, o el ex presidente de la Fundación Pinochet, el exgeneral Luis Cortés Villa, quienes manifestaron que, guste o no, Contreras seguía siendo general en retiro.

A pesar de que el director del Hospital Militar, Juan Durruty, desestimó precisar las causas del fallecimiento cuando salió a confirmar el hecho frente a los medios, Contreras murió tras padecer un cáncer, problemas hepáticos y diabetes. Durante los últimos diez días de su agonía se le habían suspendido las diálisis a las que era sometido regularmente y se le había mantenido a pura morfina.

Entre las condenas en la Corte Suprema y otras instancias procesales, el “Mamo” sumaba como un milenio de condenas por casos de violaciones a los derechos humanos, hechos por los cuales jamás mostró arrepentimiento, como quedó plasmado cada vez que enfrentó las cámaras.

“Contreras era un genocida, una figura siniestra y extremadamente cobarde”, dijo la abogado de DD.HH., Carmen Hertz en entrevista con The Clinic Online, donde recordó que en en el año 2005 lo vio en Tribunales y “literalmente tenía los pantalones mojados. Parece que se hizo pipí del susto de que estábamos funándolo, de que le gritáramos asesino y cobarde. Eso le provocó un miedo atroz, atroz”.