¿Qué sucede en un lugar donde ha ocurrido un femicidio cuando pasa el tiempo? Esa es la pregunta que hace cuatro años se hizo Cristóbal Olivares, fotógrafo de nuestro pasquín, cuando decidió investigar estos brutales crímenes. Las imágenes que ha recopilado son parte de la muestra A-MOR, que se puede visitar en el MAC del Parque Forestal en el marco del Mes de la Fotografía.

La exposición reúne 17 casos de femicidios narrados a partir de las escenas del crimen, mezclando su cotidianidad actual con la violencia del pasado. Una casa quemada en medio de un bosque, un canal de regadío al que fue arrojada una mujer, una mina abandonada en el desierto donde una pareja se dinamitó, una pieza de motel donde un hombre cometió su segundo femicidio, son algunas de las imágenes más sobrecogedoras.

La muestra, financiada por el Fondart y el “Premio Rodrigo Rojas de Negri” que Olivares ganó el año pasado, también reúne objetos personales y escritos de las víctimas que pretenden involucrar al espectador en el drama de estas historias: “Por favor, ayuda, no quiero seguir con las peleas, con Sergio vamos mal, necesitamos distracción”, clama el desesperado llamado de auxilio de una mujer que luego se transformaría en víctima.

OLIVARES 02

OLIVARES 03

OLIVARES 04

OLIVARES 05

OLIVARES 06

OLIVARES 07

OLIVARES 08

OLIVARES 09

OLIVARES 10

OLIVARES 11

OLIVARES 12

OLIVARES 13

OLIVARES 14

OLIVARES 15

OLIVARES 17

OLIVARES 16

OLIVARES 18

OLIVARES 19

OLIVARES 20

OLIVARES 21

OLIVARES 22