Jorge Burgos A1

“No hay que exagerar las cosas (…) no le he escuchado salvo a ustedes esa cuestión”, dijo la tarde de este viernes el ministro del Interior, Jorge Burgos, en un improvisado punto de prensa en uno de los patios de La Moneda, donde se refirió a la supuesta tensión que se suscitó con su subsecretario, Mahmud Aleuy, luego de que anoche accediera a dejar pasar al grupo de camioneros que quería estacionarse frente al palacio de gobierno para entregar un petitorio, esto por los atentados incendiarios en la zona de la Araucanía.

De acuerdo a una versión que recogió este viernes La Segunda, Aleuy se había molestado con su jefe directo por haber cedido a la presión de los transportistas tras 12 horas de manifestaciones.

El enojo del subsecretario, citó el vespertino, se reflejó en el hecho patente de que no se hizo presente temprano en Palacio, como es su habitual costumbre.

Aleuy, ayer desde temprano, había sido el defensor de la idea de no que no les doblarían la mano, y que por lo tanto no dejarían entrar a los camiones pese a las presiones.

El hecho de que Aleuy no apareciera a primera hora por la sede de gobierno fue leído por Burgos como algo sin mayor importancia.

“Llegó un poco más tarde, estamos todos un poco cansados, somos todos personas que pasamos los 50 años, no ve las ojeras que tengo, pero vamos a seguir pegándole a esta cosa”, dijo el jefe de gabinete esbozando un sonrisa, y asegurando que el subsecretario llegó más tarde a trabajar sólo por el motivo antes citado.

Consultado en particular sobre el cambio de criterio, respondió que fue en función de elementos que tuvo en vista durante el transcurso de la jornada.

Respecto de un eventual costo político, el jefe de gabinete dijo que que él los asumía, y que para eso estaba ahí.

“Los costos políticos los asumo yo. Las cosas buenas son de todos, los costos políticos y la decisión aquí estoy, pecho a las balas”.

El accionar de Burgos fue criticado por parlamentarios de la Nueva Mayoría, como el diputado, DC René Saffirio, y el senador del MAS, Alejandro Navarro, quienes apuntaron a mal manejo de crisis.

“El que dialoga no se humilla”, respondió Burgos anoche tras recibir en La Moneda los dirigentes camioneros.

Además, durante esta jornada, la Presidenta Bachelet se refirió por primera vez el asunto, admitiendo que fue una jornada difícil para la capital, y que en situaciones como éstas debe primar el diálogo.