Mañana-parte-a-China-a-disputar-su-segundo-Mundial

En 2009, su hermano mayor abrió un juego de Monopoly y encontró un papelito extraño. Anunciaba un campeonato para definir al abanderado chileno en el XIII Mundial de la disciplina, a disputarse en Las Vegas. Amante de los concursos, convenció a Ángel de que fueran a competir. “La historia debería ser que yo soy un fanático del Monopoly desde cabro chico, pero en verdad no: cachamos lo del concurso y me puse a jugar”. Tras dos meses de práctica, se presentaron a la competencia. Y Ángel les ganó a todos.

Como campeón defensor, este año entró por derecho propio a la fase final, a la que llegaron los 16 mejores luego de una eliminatoria por Internet donde se midieron más de dos mil participantes. Y Ángel, sobre un tablero gigante en el GAM, les volvió a ganar a todos. Ni él encuentra una explicación: “Hay técnicas y estadísticas que puedes encontrar hasta en Internet, pero lo demás es suerte. Yo he tenido suerte”, admite. Pero el caso es aún más extraño. Los Niccodemi parecen llevar el monopolio en la sangre. “Mi hermano siempre me gana. El 2009, pasamos los dos a la final. Por puntaje pasó primera una mina, segundo un guatón que estudiaba Estadística, tercero yo y mi hermano cuarto. Y le gané por cien pesos, que es nada, pero nada. Y ahora el 2015, yo entré directo y mis dos hermanos clasificaron por Internet. Mi otro hermano quedó afuera en las semis, pero el hermano que me gana pasó a la final, así que volvimos a chocar. Primero quebró un gallo de Copiapó, después una mina de Conce, después otro gallo de pelo largo y quedamos mi hermano y yo. Te lo juro, ¡y ahora le gané por 30 pesos! Y él siempre me gana”.

Ingeniero comercial egresado de la UDP, Niccodemi trabaja en el Costanera Center y no esconde su anhelo de incursionar algún día en las grandes ligas del regateo: la Bolsa de Comercio, por qué no. Por ahora, a sus 26 años, se conforma con levantar imperios de fantasía, gracia que incluye hasta en su currículum porque siempre se la celebran. “Como que todo el mundo me felicita. Si el único que se agarra para el hueveo con esto soy yo mismo, porque siento que parezco de los más ñoños de Chile”, confiesa el bicampeón nacido en La Florida, de donde no piensa moverse.

“LA INEXPERIENCIA ME MATÓ”

Cuando disputó su primer Mundial, Niccodemi tenía apenas 20 años y pocos viajes en el cuerpo. Todavía se apasiona relatando la experiencia: “Llegué primero a Los Ángeles, ahí conocí el aeropuerto más grande que he visto en mi vida. Tenís que moverte en tren por dentro del aeropuerto. Así que me moví en tren y tomé al avión a Las Vegas, que fue como tomar un bus: el pasillo era enano, te sentabai al lado de las viejas medio hedionditas, ¡de verdad era como un bus!”. Claro que del avión lo llevaron al Hotel Caesars Palace, donde pasó cuatro noches con todo pagado, habitación con vista a las Fuentes del Bellagio y la tierra santa de los ludópatas a su entera disposición.

La puesta en escena del torneo –cuya final transmitiría ESPN– no se quedaba atrás. En un gran salón de eventos, presidido por una enorme copa y con un botín de US$23.000 para el campeón, se sentaron a negociar propiedades los representantes de más de cuarenta países: Rusia, EE.UU., muchos asiáticos, Brasil, Australia, Serbia, México y “una inglesa gigante” son los primeros que evoca el chileno. “Me hice amigo del turco, todavía hablamos por Facebook. Al que no pesqué mucho fue al noruego que salió campeón”.

Ángel era el segundo jugador más joven y eso le pesó. Ver a sus oponentes comportarse como profesionales mermó su confianza de entrada. Y en un Mundial, aunque sea de Monopoly, las manos transpiran. “Los que manejan mejor la presión son los de los países donde hay circuitos competitivos”, explica. En EE.UU., Canadá o Inglaterra, los jugadores de élite están habituados a las giras y hasta gozan de cierta celebridad.

En semejante desventaja, se podía esperar que el debut de Ángel Niccodemi en Las Vegas fuera lamentable. Y lo fue. Ni siquiera dominaba la modalidad de “dado rápido” que se usa en los Mundiales. “En la primera ronda me volaron la raja, no cachaba nada, quebré”. Lo que le ocurrió en la segunda mesa también se condice con nuestra tradición deportiva. Las partidas tienen una duración máxima de una hora y Niccodemi estuvo exactamente a tres segundos de llevarse los puntos. “A tres segundos, te lo juro, podís preguntar. Tiré la última y me salió el Míster Monopoly. Si te sale ese hueón y ya están todas las casillas compradas, te lleva a la próxima que pague dividendo. Cagué”. Todavía no se perdona haber tirado esos dados. “Si hacía tres segundos más de tiempo –todos usan esa técnica, como en el fútbol– me quedaba con esos fucking puntos y hubiera pasado a las semifinales, porque en la tercera mesa gané. Le gané a la china, al portugués y no me acuerdo a cuál más”, rememora.

Niccodemi terminó en el puesto 21 y fue el mejor latinoamericano de la competencia. Pero sabe que no estuvo a altura de su interminable suerte. De hecho, reconoce haber caído en la trampa de un rival croata, que en aquella mesa de los tres segundos jugó al límite del fair play. “Se puso bien pesado, era viejo, empezó a gritar, me movía él la pieza… y yo me dejé presionar, empecé a tirar el dado más rápido. Jugó a la sicológica todo el rato, el hueón cachaba. La suerte me acompañó, pero la inexperiencia me mató”, concluye con realismo.

LA HORA DEL DESQUITE

Después de revisar la página web de Monopoly durante seis años, un día Ángel encontró por fin el anuncio del XIV Mundial, esta vez con sede en Macao (“que es como Las Vegas pero en China”), en el que podrá buscar su revancha.

Tras un viaje que lo obligará a pisar seis aeropuertos en dos días, el 7 de septiembre se sentará frente al tablero donde espera dejar en bancarrota a los mejores del planeta. Sabe que la competencia viene dura. Si en Chile más de 2 mil aspirantes le disputaron la corona, solo en Perú compitieron 5 mil, y en Colombia, 10 mil. Pero el Lobo de Sanhattan muestra los dientes: “Ahora voy con una experiencia que los demás no tienen, la del Mundial anterior. Nadie más repite, sólo el noruego como campeón defensor y yo, que soy el único que ha ganado de nuevo una nacional. Y tener un Mundial en el cuerpo te da un roce totalmente distinto. Es otra la presión. No me cabe duda de que los demás se van a poner nerviosos”, advierte. ¿El objetivo? “Salir campeón, de todas maneras. Pero no lo pienso tanto como ‘yo voy a ser campeón del mundo’, sino como poder decir ‘Chile campeón’, campeón mundial de algo, aunque sea de Monopoly”.

La hora decisiva se acerca y Macao se prepara para recibir a los brokers de salón más letales del circuito. En el otro extremo del mundo, uno de estos depredadores termina su café y, relajado, comenta algo al pasar sobre los 16 tableros de Monopoly que tiene en su casa. Entretanto, muestra en su celular un video motivacional que le hizo llegar la producción del certamen. “Te vai a cagar de la risa”, adelanta. Se trata de Adriana Barrientos, desde un centro de esquí, deseándole toda la suerte del mundo. Ignorando, al parecer, que cuando Niccodemi se sienta frente al tablero la suerte ya está echada. Y que para traerse la copa a Chile sólo va a necesitar un poco de paciencia. Apenas la suficiente para agitar los dados durante tres segundos, sin la menor intención de soltarlos, mientras el árbitro cuenta hasta cero y sus rivales chillan de impotencia.