INE A1

Una investigación del Centro de Investigación Periodística (Ciper), reveló este jueves que el funcionario, Héctor Velis Miranda (65) habría vendido información del rubro de lácteos y cecinas, cuya reserva está garantizada por ley, a las empresas Nestlé y Cecinas San Jorge.

El ingeniero agrónomo habría cometido estos presuntos ilícitos desde 2009. Los cargos que podrían configurarse en su contra, según detalla Ciper, son: violación de secreto estadístico, infracción a la propiedad intelectual, falsificación de encuestas y de firma, y malversación de fondos públicos.

El funcionario, tras estar por más de veinte años en la institución, acaba de ser suspendido como “jefe Producto Empresas Precuarias. En dicho cargo Velís ganaba $2.700.000, monto al que además se sumaba el pago por parte de las citadas empresas por “asesorías particulares”, que incluían la elaboración y venta de “informes de coyuntura” y de encuestas con información reservada del INE.

Según Ciper, se sospecha que el funcionario además habría manipulado resultados de propiedad del INE, relativos a la industria (“Industria Láctea Menor”) con información falsa.

El caso ya está en la Fiscalía Metropolitana Centro Norte y quedó a cargo del fiscal Víctor Vidal, quien ya inició las diligencias para que la Brigada de Delitos Económicos (Bridec) de la PDI investigue. Vidal también ofició al Consejo de Defensa del Estado (CDE) para que se haga parte de la causa.

El caso habría salido a la luz luego de que un subordinado de Velís, Marcel Araya, acusara ante sus superiores, al funcionario de obligarlo a realizar distintos rankings de producción de la industria láctea y de cecinas. Araya aseguró además que su jefe le exigía elaborar informes estadísticos anexos por categoría de producto. Según detalló, la situación le parecía extraña e incorrecta. Sin embargo, no fue hasta que Velís le pidió que lo acompañara hasta una de las empresas con el informe que él mismo elaboraba, que se dio cuenta a dónde iba a parar la información.

“Me pidió que lo acompañara a anillar un boletín y me di cuenta que era el informe de cecinas trimestral, por empresa. Puso el boletín en un sobre y me pidió que lo acompañara en el auto. Se dirigió a la empresa Cecinas San Jorge y se lo entregó directamente al gerente general”, relató a Araya a sus superiores.

Sigue leyendo el reportaje de Ciper Aquí.