festival YT

El festival Santiago Gets Louder, que se celebrará este domingo en la capital, busca consolidarse como el epicentro del rock en el país austral, con la potencia de System of a Down, la parafernalia de Faith No More y el metal alternativo de Deftones.

El encuentro se realizará en los Hangares de Suricato, el antiguo aeropuerto internacional de Santiago, que acogerá por primera vez un evento masivo, lo cual ha generado dudas acerca de si la explanada está preparada para congregar un evento al que asistirán unas 40.000 personas.

La banda escogida como cabeza de cartel son los californianos Faith No More, una de las favoritas del público de Chile, un país que suelen visitar con frecuencia y donde su líder, Mike Patton, incluso ha participado en galas benéficas, como de la Teletón del año 2012.

System of a Down, formación que se caracteriza por sus estridentes guitarras y que ha vendido más de 30.000 discos en todo el mundo, se presentará por segunda vez en suelo chileno, tras una exitosa presentación en el festival Rock in Río 2015.

Antes de ellos, Deftones, la agrupación de Sacramento liderada por “Chino Moreno” (conocido así por su ascendencia chino mexicana), reunirá a todos los fans del metal alternativo, que ya les vieron en el festival Lollapalooza Chile 2012, y que se han afianzado tras la muerte hace dos años de su bajista, Chi Cheng.

El cartel internacional lo cierran Lamb Of God y Gojira.

De La Tierra, la superbanda integrada por músicos de Maná, Los Fabulosos Cadillacs, Sepultura y A.N.I.M.A.L., mezclarán los sonidos latinoamericanos con lo más duro del metal.

Chile no se queda atrás con el rock, y sus guitarras prometen ser un protagonista más del show gracias a las presentaciones de Dorso, Nuclear, Alain Johannes, Weichafe, y los producidos por Billy Gould, bajista de FNM, Cómo Asesinar a Felipes.

La programación la completa La Mala Senda, Temple Agent, Recrudice, All Tomorrows y Rama.

Santiago Gets Louder será además “un evento carbono neutral”, porque llevará a cabo acciones para aminorar el impacto ambiental, gracias a su eficiencia energética, huella de carbono y gestión de residuos, destacó la productora Lotus, a cargo de organizar el festival.

También existirá una plataforma accesible para personas con movilidad reducida ubicada en el escenario principal con la altura suficiente para asegurar una vista despejada de las actuaciones.

Lo que no habrá, sin embargo, es una cancha para espectadores dispuestos a pagar una entrada más cara -la famosa “zona VIP”-, porque lo organizadores no han querido que el público de este festival esté segregado.

Santiago Gets Louder aspira a consolidarse como “el festival de rock y metal en Chile” y superar los problemas organizativos y de accesos de certámenes como Maquinaria y Rockout Fest, que han dejado que desear a pesar de contar con bandas de renombre mundial como Kiss, Megadeth, Queens of the Stone Age y Sonic Youth.

Además de música, este evento -cuyo abigarrado cartel se ha concentrado en una sola jornada- contará con actividades paralelas a los conciertos, como un taller de xilografía e intervenciones artísticas.