psus

La Corte Suprema terminó con el sufrimiento de la joven Angélica Díaz Valdivia, que no pudo optar a una beca en la carrera de odontología producto de un error de su colegio, el Hispano-Chileno El Pilar de Curicó.

En 2007, Angélica quiso postular a una beca para poder estudiar con mayor facilidad cuando se percató que el colegio mal informó al Mineduc respecto a su promedio: en la información oficial aparecía con un 5,8 de promedio cuando su nota real era un 6,8.

Este error le quitó la posibilidad de optar a beneficios económicos y, hoy, ocho años después, la Corte Suprema le dio una buena noticia, al rechazar un recurso de casación contra la sentencia que ordenó al colegio pagar $1.150.000 por daño emergente y $14.000.000 por daño moral, tal como informó Bío Bío.

Así las cosas, el colegio se verá obligado a pagar dicha suma para indemnizar los daños causados a la joven por el absurdo error.