bachelet

Después del duro revés sufrido por el Gobierno ayer por la tarde en el Senado, luego de que se rechazara al abogado Enrique Rajevic como el nuevo Contralor General de la República, este jueves, y desde Ecuador, la Presidenta Michelle Bachelet dio a conocer que el director ejecutivo del Ministerio Público, Jorge Abbott, fue designado como nuevo Fiscal Nacional en reemplazo de Sabas Chahuán.

El nombre del abogado debe ser confirmado ahora por el Senado en una votación que debería realizarse la próxima semana. Para que no se trunque la designación de Abbott en la Fiscalía Nacional el gobierno necesita del voto de 25 miembros de la Cámara Alta.

Al respecto, Bachelet explicó su decisión y pidió al Senado “su apoyo para darle a nuestros ciudadanos y ciudadanas, mayores estándares de seguridad”. Las palabras de la mandataria fueron refrendadas por la titular de Justicia, Javiera Blanco, quien manifestó que “los cinco candidatos eran personas que cumplían estándares altos de calidad. La Presidenta ha hecho una elección que ha propuesto al Senado”.

En su declaración, la jefa de Estado señaló que “después de haber reflexionado en profundidad” tomó la decisión de presentar al Honorable Senado al abogado Jorge Abbott Charme, como próximo Fiscal Nacional, “pensando en el bien superior de Chile y por sobre los legítimos intereses y preferencias personales que se pudiera tener en torno a los cinco nombres que me entregó la Excelentísima Corte Suprema”.

La Presidenta Bachelet explicó que en su decisión “ha estado muy presente la preocupación que muchas personas manifiestan por la inseguridad a la que cotidianamente se ven expuestas. Las políticas de persecución penal del delito, junto a los programas de prevención y rehabilitación, son una pieza fundamental para contar con una sociedad en la cual los ciudadanos se sientas protegidos”.

Y agregó: “Soy una convencida que la ciudadanía mira con atención el modo en que asumimos la responsabilidad que nos corresponde tanto al Poder Ejecutivo como al Poder Legislativo, y aspiramos a una democracia  más sana, transparente y robusta, donde la fortaleza de nuestras instituciones es clave para recuperar la confianza ciudadana y garantizar la rectitud de su accionar”.

Finalmente, hizo un llamado a los senadores a que “a la hora de valorar y, finalmente, decidir sobre esta propuesta, pongan por delante los intereses de Chile y su futuro”.

El factor Senado

Con el nombramiento de Abbott, hecho adelantado por este medio, quedaron en el camino entonces los fiscales José Morales, Luis Toledo y Rául Guzmán y el abogado Juan Enrique Vargas.

Desde ya se prevé que la negociación con los miembros del Senado será dura, pues tal como habían señalado altas fuentes de Palacio a The Clinic Online, de todos los candidatos sólo Morales concitaba una amplio apoyo como para que el trámite en el Senado fuera expedito.

En tal sentido, en una reunión este último fin de semana, los ministros Jorge Burgos (Interior) y Javiera Blanco (Justicia) le había comunicado a Bachelet que había 30 votos para Morales.

El hecho de que la Mandataria se inclinara por Abbott tal vez responda a que como es sabido no le gusta ser pauteada ni por la prensa ni por el Congreso. Asimismo, a las claras tiene que ver con dar la señal de conformidad con los obrado por Chahuán, pues el director ejecutivo nacional del Ministerio Público era el favorito de Chahuán para reemplazarlo.

Ya el martes de esta semana tal vez pudo advertirse este hecho cuando una vez que Chahuán pronunció un discurso por su última cuenta pública al mando de la Fiscalía Nacional, la Jefa de Estado intervinó en la ceremonia para afirmar que durante estos ocho años, con Chahuán a la cabeza, se había fortalecido el Ministerio Público.

Pese a que la propia Michelle Bachelet había señalado ese mismo días que el nombre del nuevo fiscal nacional iba a estar sobre la mesa antes de que se cumpliera el plazo perentorio, la Mandataria hizo uso de todo el periodo que le confiere la ley para elegir al nuevo jefe del órgano persecutor.