sampaoli A1

Qué duda cabe que Jorge Sampaoli se encuentra encumbrado como uno de los mejores técnicos del continente y tal vez del mundo, luego de ganar la Copa América y de marcar canasta completa en las dos primeras fechas de las clasificatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018, quizás el tercero al hilo que pudiera anotarse la selección chilena. Pero pese a esos logros, el casildense confiesa que aún tiene sueños de niñez, como reza la canción de Los Miserables, sello que dice querer imprimirle a sus futbolistas, así como cuando jugaban en el barrio por el mero placer de trajinar con el balón en medio de la tierra.

“Salí de un pueblo muy chiquito.. todavía tengo sueños de pequeño, como dirigir a River. Tuve la posibilidad de ir a San Lorenzo, Newell’s, Estudiantes o Racing, pero no me dieron los tiempos”, confiesa el casildende a la radio AM 1190 de Argentina, quien además opina que el profesionalismo en que se encuentra inmerso el balompié ha hecho del fútbol “más un comercio que un juego, es difícil conmover a un jugador. Uno trata de que los jugadores vuelvan a ser los chiquillos que jugaban por jugar”.

“Tenemos un software que mueve a los rivales, y nuestros jugadores tienen sus joystick para posicionarse como en la Play. Cuando los jugadores, en las charlas, miraban más los celulares que a nosotros, nos dimos cuenta que había que cambiar”, agrega.

Por otro lado, pese a puntear la clasificatoria, admite que “individualmente, Brasil y Argentina están por encima de todos. Hoy somos competitivos ante rivales superiores, esto lo ha logrado este grupo de jugadores”.

“Sentimos que tenemos una propuesta clara de juego, donde lo hagamos, vamos a tratar de ser protagonistas”, afirma.