cep

El director del grupo constructor e inmobiliario Besalco, Florencio Correa Bezanilla abordó la reunión que tuvieron los empresarios con la Presidenta Michelle Bachelet en el Centro de Estudios Públicos con motivo de los 35 años de la entidad.

En conversación con el diario La Segunda, Correa criticó sin pelos en la lengua al gremio de empresarios: “En la reunión del CEP, todos se fueron de besitos. Me averguenzo de esa actitud”.

En ese sentido arremetió con que “nadie dijo, ‘señora Presidenta usted saca la reforma laboral y tiene un país más pobre de aquí a cinco años, y usted va a ser la causante”.

Correa, también presidente de la Comisión de Infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción, precisó que los empresarios no debían ser más duros con el Ejecutivo “porque no te oyen y te cortan el teléfono”, sino que más bien “tuvieron que ser más claros. Decir que si la reforma laboral sale, hará este país más pobre, porque el empresario dejará de tener la autoridad y perderá una parte de su derecho de propiedad, con lo cual esa empresa será menos competitiva hacia afuera”.

Para la cabeza de Besalco, el gran problema de esta reforma laboral del Gobierno de Bachelet es la “incertidumbre” que genera en materia de inversión, considerando que “el empresario es un hombre pragmático, le da lo mismo el gobierno que haya, de izquierda, de centro, o de derecha, si hay oportunidades las va a aprovechar”.

Por esta razón es que para Correa “este Gobierno va en contra del crecimiento y de este país, y lo va a empobrecer”.

Para Correa la solución es sencilla: “Basta que la Presidenta se pare al frente y diga que está por la economía social de mercado y que respeta la propiedad privada. Con solo eso que diga, si lo dice fuerte y claro, te aseguro que el país cambia mañana”.

Al ser consultado por si en la reunión CEP no fue suficiente que Bachelet dijera que la nueva Constitución no afectará el derecho de propiedad, Correa insistió en que “las señales son ambiguas, y si saca la reforma laboral tal cual, será como apretar la pasta de dientes y no la podrás meter nunca más. Chile será como Argentina, donde no se sabe la cantidad de pobreza que tienen, porque esconden las cifras”.

“La desigualdad no es mala, y el que dice eso comete un error garrafal”, sentenció Correa.

Otro que durante la semana sacó la voz para criticar esta reunión en la CEP fue el ex presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), José Antonio Guzmán, quien precisamente en entrevista con el vespertino calificó en esta cita “hubo una negociación adentro, no fue un diálogo libre (…) para hablar en castellano castizo, la reunión fue un tongo de punta a cabo”.

En su línea argumental, opina que “vi las declaraciones y las encuentro lamentables. Ahora no sé cómo irá el presidente de la CPC a quejarse por la reforma tributaria o a exigir cambios en la laboral”.

Guzmán sostuvo que “yo me habría quejado de la falta de oportunidad para decir los verdaderos problemas que aquejan al empresariado”.

Los dardos del ex presidente de la CPC apuntaron a que “fue un tongo organizado entre el CEP y la autoridad para no molestar a la Presidenta, porque si no, no iba”.