orpis

La fiscal Centro Norte Ximena Chong descubrió boletas ideológicamente falsas emitidas al Comité de Senadores de la UDI en el marco de la investigación del caso Corpesca por “asesorías arquitectónicas” que nunca se realizaron.

La información consta en la declaración que prestó por video conferencia desde Iquique el 4 de agosto pasado la arquitecta Lorena Lara, quien asegura que su ex suegra Viviana Quiroz, jefa de gabinete del senador gremialista Jaime Orpis, usó sin su autorización sus boletas de honorarios para justificar el retiro de platas del Senado para otros fines.

La indagatoria respecto del destino final de los cinco documentos cuestionados se inició dos meses antes de que se votara en la Cámara Alta la designación del Fiscal Nacional, Jorge Abbott, proceso en que el gremialismo se cuadró con la nominación del Gobierno y donde el único representante de la tienda que se abstuvo de sufragar fue Iván Moreira, formalizado en la investigación del caso Penta-SQM.

En el testimonio que prestó Lara, la fiscalía le preguntó si había prestado servicios entre agosto y diciembre de 2011 por un total $ 5.492.885 millones a dicho comité, dividido en 5 boletas.

Específicamente, el Ministerio Público enumeró a cada uno de los integrantes gremialistas de la Cámara Alta de ese año. A saber: Juan Antonio Coloma, Alejandro García Huidobro, Hernán Larraín, Jaime Orpis, Víctor Pérez, Ena Von Baer y Jovino Novoa. Sólo este último no está hoy en el Senado.

“Para ninguno de ellos presté servicios”, respondió Lara. También aseguró no haber hecho ninguna “asesoría arquitectónica” como reza la glosa del documento tributario. “Tampoco recibí esos montos”, apuntó.

Los dichos de Lara van en la misma línea de otra asesora de Orpis, Carolina Gazitúa, quien admitió que el uso anómalo de las asignaciones parlamentarias, podría llegar hasta los $ 100 millones.

Hay que recordar que Orpis, aparte del uso irregular de las platas destinadas a las asesorías, recibió de parte de Corpesca más de $ 264 millones, con el supuesto fin de que operara en favor de los intereses de la firma del grupo Angelini -violando con ello los deberes de su cargo- en el marco de la tramitación del la Ley de Pesca que fue aprobada en 2012.

Orpis ha recalcado que los dineros que recibió fueron a pagar gastos de campaña, pero que nunca cometió cohecho. Esto, aún cuando quienes emitían las boletas eran sus asesores y los familiares de éstos, entre los que destacan dos oficiales de Carabineros que renunciaron a la institución.

Por esos hechos, más el uso anómalo de platas del Senado, el fiscal nacional Sabas Chahuán solicitó el viernes de la semana pasada el desafuero del parlamentario ante la Corte de Apelaciones de Santiago.

La misteriosa Lulú

La historia de Lorena Lara, quien asegura nunca haber sido asesora de Orpis, comenzó cuando volvió a Iquique titulada de arquitecta de la universidad Uniacc en 2008.

A poco andar, ingresó a trabajar al municipio de esas ciudad en la Dirección de Obras. Casada con Eugenio Fernández, hijo de Viviana Quiroz, nunca ha tenido militancia política, como reconoció en su testimonio.

Sobre su relación con Jaime Orpis, respondió: “Lo conozco personalmente, porque él trabaja con la Vivi (Viviana Quiroz). Lo he visto un par de veces. Ella es como su asesora acá en la región, en Iquique y Arica. Le ve reuniones, campañas, etc. La verdad es que yo no tengo ningún tipo de relación con él. Lo ubico por cultura general y por el trabajo que tiene Viviana con él”.

“Yo no trabajé como asesora para el senador Orpis. Yo la única vez que he estado en el Senado fue en cuarto medio”, adujo.

Lara reveló que Quiroz y Fernández, de quien está separada, le hicieron la iniciación de actividades ante el SII y eran estos últimos los que hacían la declaración de renta. De hecho, asegura, nunca haber cambiado la clave de acceso a la página de tata fisco, desde dónde se pueden girar las boletas electrónicas. “A mi no me advirtieron que iban a emitir estas boletas”, dijo.

“Yo no me cuestionaba nada. Éramos familia. Yo confiaba en ella. Nunca le pregunté de dónde venían esos dineros, tampoco le pregunté para qué eran. Yo venía recién titulada, entré a trabajar en 2008, tenía poco training laboral y del sistema financiero. Nunca me lo cuestioné ni me llamó la atención. Viviana nunca me dijo ni yo le pregunte de dónde venían los dineros (…) ahora recién vengo a saber. Nunca antes me imaginé que me hubieran estado metiendo en algo”, testimonió.

El modus operandi funcionaba así: Quiroz llamaba a Lara para que fuera a cobrar el cheque al banco. Quien se lo pasaba era una tal “Lulú”, luego iba, en ocasiones a dejárselo a la oficina parlamentaria. “Ella era la única que pedía estas cosas”, dijo. La fiscalía le mostró la foto de una mujer -cuya identidad no aparece en la declaración- pero Lara aseguró que no era Lulú.

Explicó asimismo que nunca cuestionó que la devolución de impuestos fuera más alta que la retención de un sueldo de 900 mil que recibía de la Municipalidad de Iquique. “Ellos (Quiroz y su ex marido) separaban mi parte de la devolución de la que era de ellos, pero nunca me cuestioné de dónde venía ese dinero. Simplemente lo aceptaba”, insistió.

Vale recordar que no fueron las únicas boletas que Quiroz usó sin autorización de Lara, según su declaración. Hubo a Corpesca por $ 10 millones, a Quiborax por 3 palos y a ENTEL por 5 millones.

Lara aceptó levantar el secreto bancario a todos sus productos financieros, como también que la fiscalía acceda a sus registros de comunicaciones tanto telefónicas como las de correo electrónico.

En esta indagatoria se encuentran querellados por el Consejo de Defensa del Estado y el SII, el ex gerente general de Corpesca y la ex diputada Marta Isasi.

*Este diario requirió una versión oficial de parte de la UDI, pero se indicó que no habría comentarios, atendido que la causa se encuentra en plena investigación.