bonvallet 02

A poco más de dos meses desde que Eduardo “Gurú” Bonvallet partiera de este mundo tras decidir quitarse la vida en su habitación del Hotel Los Nogales, su fiel escudero Cristián “Chico” Peñailillo aún recuerda a su amigo y de paso explicó las frases célebres del ídolo para algunos.

El locutor radial cuenta que aún hay mucha gente que le agradece por todo lo que Bonvallet hizo por sus vidas, “el cariño de esa gente ha sido increíble”, precisó.

De paso sostuvo que “el otro día me emocionó mucho ver en El Centenario un lienzo que decía ‘diviértanse, yo sólo pienso’, frase de cabecera que tenía Eduardo. Con esos gestos, y con el verdadero decálogo que dejó de herencia, el ‘Bonva’ sigue vivo entre los chilenos”.

Por esta razón es que a través del diario La Cuarta el Chico Peñailillo explicó las 7 frases más notables del Gurú:

“Un nuevo día vendrá”: “Al ‘Bonva’ le encantaba la música, y una de sus canciones favoritas eran las de La Ley. Cuando Eduardo escuchó ‘Tejedores de Ilusión’ quedó pensando, y la frase ‘un nuevo día vendrá’ lo representaba, porque él siempre pensó que podía salir de la depresión, que lo persiguió por siempre”.

“Monje, fakir o guerrero, o sencillamente te pierdes”: “Era la filosofía que tenía Eduardo. Monje, porque él era un hombre solitario, que sólo se acompañaba de un cigarro. Fakir, porque en la vida hay que sufrir para llegar al éxito, y guerrero, por la lucha que él dio siempre para conseguir llegar lo más arriba en la vida”.

“Diviértanse, yo sólo pienso”: “Es la frase que más ha marcado a la gente. Él era un hombre solitario y siempre me decía: ‘Chico, ¿me imaginái a mí bailando en un matrimonio? ¿El “Gurú” bailando cumbia?’. Él tenía razón, prefería pensar y que el resto lo pasara bien. Es más, días antes de morir era su frase más recurrente. Es muy potente”.

“Las águilas no cazan moscas”: “En la vida hay que saber con quién pelear, a quién enfrentarse, y Eduardo lo tenía claro. Él era un águila y las moscas eran los personajillos que alguna vez lo enfrentaron y él nunca pescó. La mosca más grande era Sergio Jadue, el ‘Bonva’ ni lo meó y mira dónde terminó: arrancando a Estados Unidos”.

“Mira el horizonte”: “Eduardo les dio a todos, a los poderosos, a los ladrones, a los frescos de este país. Y fue así como se ganó el odio y mala onda de muchos. Varias veces lo vi mal por tanta mierda que le tiraban, y él me decía: ‘Chico, mira el horizonte y te darás cuenta de que todo queda atrás’. Él nunca agachó la cabeza”.

“Avíspate reweón, avíspate, ¡grita!”: “Eduardo nos metió en la cabeza, a mí y a todos los chilenos, que nadie tiene que ser apocado en la vida. Se acabaron los ‘chilenitos’, la ‘Rojita’, todo como en chiquitito. Vivíamos en un país de apocados, y el ‘Bonva’ nos enseñó que no era así. ¡Nos avispamos!”.

¡Aweonao!: “Simple y directa, no faltan los giles pavos, y el ‘Bonva’ los sacudía con un ‘aweonao’. Cuando a Eduardo alguien le sacaba los choros del canasto, no dudaba en decirlo. El término es conocido por todos, y él se cagó de la risa cuando la gente lo transformó en ringtone”.