Senado vota Binominal en el Congreso

Por medio de una carta publicada en el diario El Mercurio, el pinochetista Gonzalo Rojas volivó a arremeter contra el tributo a grupos de izquierda que se realizó en la Universidad de Los Andes, y que detonó en su renuncia al establecimiento.

De acuerdo al escrito, el historiador y docente renunciado de la U. de Los Andes sostuvo que “lo que ha conmovido a tantos -no se imaginan en la Universidad de los Andes ni a cuántos ni a quiénes- no son las opiniones personales de Joaquín García-Huidobro sobre Quilapayún, sino que en esa universidad se haya hecho un tributo a grupos que han dicho mucho más que un “que se vayan”.

En ese sentido advirtió que “basta revisar sus letras para ver hasta dónde cree Quilapayún que necesita a García-Huidobro: “Que la tortilla se vuelva, que los pobres coman pan y los ricos, mierda, mierda”.

El columnista en radio Bíobío agregó en su carta que “los lectores ya tienen la información básica: la Universidad de los Andes guarda oficialmente silencio; uno de sus profesores más influyentes, García-Huidobro, parece representarla sin que sepamos hasta dónde; y yo, por dignidad elemental, no temo ni a los epítetos de Quilapayún ni a los de los amigos de García-Huidobro. Solo le temo a una conciencia en disolución”.

Cabe decir que Gonzalo Rojas renunció a esta pega (se va oficialmente el 1 de diciembre) luego de enterarse que el recinto realizaría un tributo de coros a grupos izquierdistas como Quilapayún, Víctor Jara, Los Jaivas, Illapu, Congreso e Inti Illimani.

El pinochetista le pidió al vicerrector las explicaciones respectivas del caso y “primero me reconoció desconocer el hecho y después me aseguró que ya no podía suspenderse”, dijo.

Uno de los principales argumentos de Rojas para su total rechazo a ese evento fue que los grupos homenajeados “promueven la lucha de clases, el odio, la violencia y reniegan de todos los bienes culturales y morales que debe promover la Universidad de Los Andes”.

Es “impresionante la señal para los alumnos de lo que es ‘bueno y bello’ como calificó esa música un destacado profesor de la universidad”, cerró en esa ocasión.