meo pelo A1

Los resultados arrojados por la última encuesta CEP, que incluye el importante ítem de los políticos mejor evaluados, significó un verdadero balde de agua fría para el ex candidato del PRO y fundador del PRO, Marco Enríquez-Ominami.

¿La razón? El cineasta sufrió una fuerte caída de 9 puntos, pasando del primer lugar con un 42% a la preocupante octava posición con sólo un 33% de evaluación positiva.

Pese a que el sondeo no alcanzó a medir las consecuencias que dejó la declaración realizada este lunes por ME-O ante la fiscalía por el caso SQM, el coordinador del CEP, Ricardo González, explicó los elementos que podrían haber influido en esca caída a pique: básicamente son flujos de información, y en el mes de noviembre hacían mención a los coletazos que ha dejado la investigación del bullado caso por platas políticas y los pagos que recibió su ex asesor y brazo derecho, Cristián Warner.

Antes de entregar su testimonio ante el Ministerio Público, Enríquez-Ominami había chuteado la instancia argumentando, a través de su abogado Ciro Colombara, que debían primero conocer la carpeta investigativa. Por otra parte ME-O se había excusado por las giras que debía realizar en el extranjero.

Pues bien, el fundador del PRO no dejó pasar esta verdadera bofetada que recibió ayer en la encuesta CEP, considerando sus aspiraciones presidenciales, y por medio de una extensa carta en su cuenta oficial de Facebook emitió una carta a todos sus seguidores, que a continuación te dejamos de manera íntegra y completa:

“Amigas y amigos PROgresistas,

Nadie dijo que sería fácil construir un partido y un movimiento dispuesto a remecer y cuestionar las forma en que se reparte el poder en Chile. Han sido días intensos y duros, pero alimentan con más fuerza mi deseo de cambio para Chile. Tampoco fue fácil competir con campañas de millonarios o contra la desconfianza hacia quienes proponen miradas diferentes y más audaces para un Chile justo.

Constato que el deseo de los chilenos por un Nuevo Chile sigue fuerte y que la esperanza en el Partido Progresista, como nueva fuerza política, crece día a día. Me emociona confirmar que, aun cuando recibimos intentos permanentes de tumbar nuestro proyecto, las banderas e ideas que venimos defendiendo hace tantos años hacen cada día más sentido. Hoy, la principal preocupación es la desaceleración económica, la corrupción, la desconfianza y la seguridad pública. La gente ve que se vienen tiempos difíciles. Y tienen razón.

Solo con el coraje de ustedes pudimos denunciar una sociedad controlada por elites que hasta hace poco prohibían, por ejemplo, el divorcio y nos obligaban a mentir cuando queríamos rehacer nuestras vidas en pareja. Ese Chile es el que decidí enfrentar, el de la hipocresía y la poca tolerancia para pensar diferente.

Pero seguiré luchando para que sigan depositando su confianza en mí como defensor y promotor de un Chile más justo, donde los intereses de los poderosos no se impongan sobre las ansias de justicia social y oportunidades para todos. Pero eso lo haré cara a cara con ustedes, los chilenos. No me prestaré para el juego de unos pocos medios y adversarios políticos que quieren construir una realidad que evita que se produzcan los cambios que Chile necesita.

Apoyo plenamente la demanda por abrir los aportes reservados a campañas electorales, para que discutamos con las cartas abiertas y de cara al país. Y mantengo mi aprecio, admiración, respaldo y gratitud por todos quienes han trabajado por nuestro proyecto progresista, y por un país más justo, libre e igualitario.

Ustedes me conocen.

Es grande el desafío, el mundo conoce peligros nuevos, los pueblos temen por la desaceleración y el crecimiento para unos pocos, pero como generación no tenemos derecho a decepcionarnos y asustarnos por encuestas. Se lo debemos a nuestros abuelos y padres que nos legaron este país. Se lo debemos a nuestros hijos cuyo futuro se decide hoy. El único derecho que tenemos es a seguir luchando.
Vamos juntos y adelante, adelante con todas las fuerzas de la Historia”.