Eugenio-Tironi_FOTO-Alejandro-Olivares[1]

“Es un tipo que trabaja, que hace la pega y que es mateo”, es parte del análisis que hace Eugenio Tironi en La Segunda para explicar el porqué, en sus palabras, de la irrupción del diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, como el político mejor evaluado en la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) dada a conocer ayer.

Junto con destacar el espíritu laborioso del ex líder estudiantil, el sociólogo apunta a que aporta “frescura a la política, originalidad, limpieza y libertad”.

En medio del deterioro de algunas figuras del oficialismo, como las de los presidentes de partido (sólo se salva Isabel Allende), algunos han visto con cierto apetito la instalación de Jackson en la pole position de los políticos con más futuro, acaso para salvar un eventual revés en las municipales de octubre próximo.

Al respecto, Tironi es claro y tajante: “sería un error que aceptara ser cooptado. Está ocupando un lugar interesante porque es una suerte de puente entre la sociedad civil y las instituciones. No debe abandonar ese lugar”.

La comparación con ME-O

Para Tironi, ya expuesto, las virtudes de Jackson pasan porque está presente en todos lo temas, haciendo propuestas, “se pone el overol”.

Respecto de este último punto, lo compara con Marco Enríque-Ominami, el político más castigado en la CEP con una caída de 9 puntos en su valoración positiva.

“Es el anti ME-O, porque Marco es quien no trabaja, viaja, está solo para la foto, que es astuto pero no es consistente, que cree en él, pero no en las instituciones”.

“Hoy la ciudadanía deposita su ilusión en Jackson, que es de otro patrón ético y también de otra trayectoria personal”.