augusto-gonzalez-codelco

(Foto: Codelco)

El ex miembro del directorio de Codelco y ex dirigente sindical de los supervisores “rol A” Augusto González, recibió $ 521.999.519 tras renunciar voluntariamente en agosto pasado, en medio de serios recortes y más de cuatro mil despidos que ha debido aplicar la empresa por la baja del metal rojo a nivel internacional.

La información acerca de González, consta en el finiquito al que accedió The Clinic Online y también fue confirmada por Codelco a través de una minuta oficial.

Hay que recordar que Codelco es la empresa del rubro minero que ha despedido a 4.292 trabajadores, convirtiéndose en la número uno en materia de desvinculaciones, tal como lo reconoció a El Mercurio hace algunas semanas Nelson Pizarro, presidente ejecutivo de la cuprífera. Eso sin contar los US$ 1.189 millones en que ha reducido los costos en los últimos trimestres y otros US$ 600 millones para 2016.

González ingresó a la División Chuquicamata en 1983 y se retiró luego de 33 años, el 31 de agosto, recibiendo $376.171.567. En esa línea, González también se acogió a un convenio colectivo del Sindicato de Supervisores Rol A Codelco Norte, denominado “Plan de Egreso Voluntario Focalizado” sumando otros $146.319.239.

El pago a González no estuvo exento de problemas, ya que Codelco le descontó $28.926.544, porque -“erróneamente”, asegura la empresa- se le canceló dicha suma por turnos que nunca realizó.

González no estuvo de acuerdo con el descuento e hizo la llamada “reserva de derechos” defendiendo que el dinero estaba correctamente pagado, hecho que finalmente no fue aceptado por el gerente de recursos humanos.

No es todo. Cuando se retiró, González adeudaba a la empresa $144.912.960 “conformado por un anticipo de retiro por cerca de cien millones, los haberes pendientes señalados por cerca de 29 millones, anticipo de incentivo variable anual por aproximadamente siete millones, préstamos de negociación colectiva por cerca de cuatro millones y préstamo de sueldo y medio anual por cerca de tres millones; por lo que el saldo a pagar en definitiva fue la suma de $377.577.846”, señala el comunicado de Codelco.

La vida sindical de González se inició en 2010 y llegó a ser miembro del directorio de Codelco, entre agosto de 2012 y mayo de 2015, al ser elegido por la Asociación Nacional de Supervisores del Cobre (Ansco) y la Federación de Trabajadores del Cobre (Fesuc) y nombrado por el ex Presidente Sebastián Piñera.

De acuerdo a la información proporcionada por la empresa, en 2012 recibió más de 16 millones; en 2013 más de 55; en 2014 la cifra subió a $58.129.533 y este año casi 21 millones, porque su labor llegó hasta mayo. De ahí hasta agosto, siguió recibiendo su sueldo de supervisor, que según su liquidación de sueldo gana, en bruto, poco más de 8 millones.

Fuentes de Codelco reconocieron que la suma es elevada, pero que se apega a la legalidad vigente.

En una reciente entrevista concedida a revista Qué Pasa por el presidente del directorio de Codelco, Óscar Landarretche, este último reconoció las dificultades por las que pasa el mercado cuprífero y la señal que debe dar la empresa, indicó, “es que se puede ser eficiente y ético a la vez”.

Y para hacer una analogía de la importancia de la empresa en la vida nacional, explicó: “Siempre es importante recordar que todos los chilenos son dueños de Codelco. Si haces un cálculo conservador del valor de Codelco, cada familia chilena es propietaria de $4-5 millones de Codelco”.

González no sólo ha estado ligado a Codelco, sino también a Cobreloa, equipo del que fue su presidente hasta mayo de este año, oportunidad en que fue destituido al crear una sociedad distinta para hacerse del control del club.

No ha sido el único castigo que ha enfrentado en las lides del deporte. En noviembre pasado, la ANFP lo sancionó por el plazo de un año, luego que el tribunal de honor acreditara que cometió faltas a la ética, al negociar con el entrenador César Vigevani y su ayudante Gerardo Piersanti, cuando ambos trabajaban en Unión San Felipe.

Este diario intentó obtener una versión de González, pero hasta el cierre de esta edición no respondió los llamados.