Jorge Burgos A1

El ministro del Interior, Jorge Burgos, abordó la bomba de tiempo que hizo estallar el hijo de la Presidenta Bachelet, Sebastián Dávalos, en la que acusó ante la Fiscalía de Rancagua que Rodrigo Peñailillo y el G90 conocían el caso Caval y lo utilizaron a conveniencia para bajarle el perfil al caso SQM.

En esa línea el Jefe de Gabinete aseguró que los dichos del ex director sociocultural de la Presidencia son “poco atingentes al tema que se investiga”.

Ante la pregunta de si los disparos de Dávalos terminaron por afectar al Gobierno de su propia mamá, el DC descartó daño alguno de la administración y aseguró que “al final, cuando la institucionalidad funciona no se perjudica al gobierno ni a nadie, lo importante es que en Chile funcionen las instituciones más allá de la condición o calidad de las personas que son citadas a declarar, eso es lo esencial, en consecuencia no hay un perjuicio desde la perspectiva fundamental, las declaraciones las evaluará el fiscal, son declaraciones basante poco atingentes respecto al tema que se investiga, son declaraciones políticas bastante alejadas de la materia que se investiga”.

Por su parte indicó que “el fiscal finalmente llegará a la decisión de formalizar o no formalizar, son declaraciones de particulares”.

Dávalos declaró ante la fiscalía de Rancagua que el ex ministro del Interior y ex mano derecha de su mamá tuvo una “reacción adversa” cuando llegó a trabajar al Gobierno. De paso arremetió contra el G90 -grupo de cercanos a Peñailillo del PPD- de “utilizar este caso y su cobertura mediática para bajar el perfil al caso Soquimich”.