condon 1

Un hombre en la ciudad alemana de Schöppingen sin duda que escogió realizar la peor idea de su vida el pasado 25 de diciembre.

Esto porque tras pensar que sería genial robar un dispensador de condones el hombre falleció en el intento.

¿Cómo pasó? El sujeto junto a otros dos cómplices pusieron explosivos cerca del dispensador con el fin de que estallara y pudieran robar tanto preservativos como el dinero en su interior, sin embargo todo salió mal y una explosión terminó por costarle la vida.

Según consigna El Dínamo, el fallecido no alcanzó a cerrar a tiempo la puerta de su auto, por lo que recibió todo el impacto de la explosión.

Sus amigos desesperados lo trasladaron hasta el hospital más cercano, donde mintieron asegurando que el hombre “se había caído por las escaleras y se azotó la cabeza”.

Pues bien, al final todo salió como las pelotas, el hombre falleció, los sujetos confesaron el robo, y se quedaron sin lucas y sin condones.