SAMPAOLI

En abril de 2015, en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional se encendieron las alarmas respecto a cómo se le estaba pagando el salario al equipo técnico de la selección nacional, liderado por el estratega argentino Jorge Sampaoli, quien había llegado a trabajar a Quilín en diciembre de 2012.

La preocupación estaba instalada por parte de algunos dirigentes en la superestructura con la que operaba el extimonel Sergio Jadue, que manejó el fútbol nacional casi siempre a discreción junto a su brazo derecho Nibaldo Jaque.

En paralelo, existía una inquietud personal de Sampaoli por su situación, pues a pesar de que entendía que era la ANFP y no él quien debía preocuparse de los impuestos que correspondía pagar por sus ingresos tanto en Chile como en el extranjero, no había hecho un seguimiento del caso.

Toda su obsesividad en la cancha, no había tenido un correlato en sus finanzas, al punto de que cuando la ANFP y Sampaoli solicitaron la asesoría de uno de los más reputados juristas expertos en derecho tributario de la plaza, cayeron en cuenta que el doble contrato que tenía el argentino con la Asociación -el laboral y el de derecho de imagen- constituía una elusión tributaria que debía ser corregida a la brevedad. El diagnóstico fue que los dineros depositados en paraísos vírgenes por concepto de imagen vulneraban la legislación que regula el pago de tributos que le correspondía como extranjero residente en Chile. En lo específico, se estaba ante una declaración maliciosamente falsa, tipificada como delito en el código tributario en el artículo 97, número 4 inciso 1, que, de no ser subsanada, tiene como sanción altas multas o incluso pena de cárcel de existir una querella.

La repatriación de capitales contemplada en la reforma tributaria abrió una posibilidad real para la ANFP de pagar menos dinero por la anomalía, mientras que Sampaoli se mostraba contrariado por cómo un hecho así podía afectar la imagen pública que había decidido proyectar en el país, como un hombre progresista y preocupado de las políticas públicas, sobre todo en Educación. Y también cómo ello podía enlodar sus triunfos profesionales en nuestro país y su proyección internacional.

Luego de la consulta con los abogados, se concluyeron tres cosas: 1) que los pagos a Sampaoli eran irregulares y había urgencia por subsanar la manera en que se había hecho; 2) que el técnico y su equipo cumplían con los requisitos que exigía el artículo 24 transitorio de la Reforma Tributaria de Bachelet, que incluía un beneficio para un selecto grupo de contribuyentes para regularizar su capital depositado en el extranjero y así cumplir con la legislación vigente 3) que no existían dudas respecto a que los pagos de Sampaoli habían llegado directamente a sus cuentas corrientes y sociedades y que no había desvíos en el camino.

Así, a fines de noviembre, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional concretó el pago de US $500.000 dólares al Servicio de Impuestos Internos, pero, a diferencia de lo que se publicó hace unas semanas, el monto no fue para regularizar los pagos por los premios de Copa América, dineros que debían ser pagados, de acuerdo al último contrato -unificado- del 16 de noviembre, en territorio nacional.

Los premios por Copa América que alcanzaron los US $ 6 millones fueron pactados en rigor el 30 de septiembre de 2015 en un anexo de contrato al que tuvo acceso The Clinic Online y que se denominó “Bono por Resultado” donde se detalla que la compensación variable será acumulativa “y, en consecuencia, el devengo y pago de uno de ellos, no excluye a los demás estipulados”. Por fecha, no ingresó en el beneficio de la Reforma Tributaria que incorporó  “los bienes incorporales muebles nominativos, rentas o derechos respecto de los cuales el contribuyente acredite fehacientemente haber adquirido el carácter de propietario o beneficiario directo o indirecto con anterioridad al 1 de enero de 2014, así como las rentas que provengan de tales bienes”.

De hecho, las platas de la Copa América, según detalle en su demanda laboral a la ANFP Sebastián Beccacece no han sido cobradas. El rosario menciona la existencia de un cheque de 1,4 millones de dólares que corresponden al “Bono por resultado” de los premios de la Copa América 2015, que tiene como fecha el 30 de enero de este año y del que consigna que “desconozco si será pagado”. Desde la ANFP, en tanto, confirman que cuando esos dineros sean desembolsados en Chile se pagarán todos los impuestos correspondientes.

Entonces el dinero pagado al SII -alrededor de $350 millones- corresponde a otro cosa: la regularización del sueldo por derecho de imagen y los premios del Mundial de Brasil 2014 de Sampaoli y sus colaboradores Sebastián Beccacece y Jorge Desio quienes, como dio a conocer The Clinic Online el 23 de diciembre, tenían depósitos en el exterior desde su arribo a la Selección en 2012 en sociedades constituidas en paraísos fiscales, específicamente en Islas Vírgenes Británicas. En el caso de Sampaoli, la sociedad creada para estos fines fue Alta Lake Investing Limited; en el de Beccacece, Greenboro Investors Limited de Beccacece; y en el de Desio James Bay Investors LTD.

Se trata, según la información recabada por este medio de los US $450 mil líquidos anuales pagados en 2013 al técnico por derechos de imagen y los US $225 mil a Beccacece y US $225 a Desio; el millón de dólares por la clasificación al mundial en octubre de ese año pactado con el estratega y otro millón dividido entre Beccacece y Desio; US $ 630 mil acordados desde diciembre de 2013 por imagen a Sampaoli y otros US $630 divididos entre sus dos colaboradores; además de un millón de dólares al técnico y otro a sus ayudantes por su participación en el Mundial, también amarrados antes del 1 de enero de 2014.

El total es de US $6.160.000 que se cerró ante el SII en US $6 millones.

LA CIRCULAR

jadue A1

En el marco de la reforma tributaria, el SII informó a través de la circular número 8 de una fórmula destinada a quienes decidían repatriar su capital depositado en el extranjero.

Se trata del artículo 24 transitorio de la ley N° 20.780, que establece que “a partir del 1 de enero de 2015 y hasta el 31 de diciembre del año pasado regirá un sistema voluntario y extraordinario de declaración de cierta clase de bienes o rentas que se encuentran o hayan obtenido en el extranjero, que habiendo estado afectos a impuestos en el país, no hayan sido oportunamente declarados y/o gravados con los tributos correspondientes, a fin de que, cumpliéndose los requisitos legales, se pague por ellos el impuesto único y sustitutivo” considerablemente menor al que hubiera correspondido pagar al fisco de no haberse producido la elusión.

La ley regula, entre otros aspectos, que se trata de un acto voluntario en el cual “el contribuyente reconoce frente a la administración tributaria el carácter de beneficiario de tales rentas o bienes y el hecho de no haber cumplido oportunamente con las obligaciones tributarias que los hayan afectado” y exige que se aplique exclusivamente a fondos de los que se tiene calidad de propietario o beneficiario con fecha tope del 1 de enero de 2014.

También implica que quienes se acogen al beneficio deben dar acceso a las cuentas bancarias para verificar la información y advierte que “todo acto, operación o transacción que, de acuerdo con los usos y costumbres de la actividad de que se trate, resulte inusual o carente de justificación económica o jurídica aparente, sea que se realice en forma aislada o reiterada” motivará que se active una alerta a la Unidad de Análisis Financiero.

Esto es fundamental porque, explican en el entorno de Sampaoli, echa por tierra la tesis que circula en el fútbol de que podría haber existido un pacto monetario “bajo cuerda” entre Sampaoli y Jadue, toda vez que todas las transacciones del argentino podrán ser revisadas por el SII y por el riesgo penal que implica entregar información falsa en este contexto.

La situación laboral de Sampaoli y los pagos anómalos realizados por la administración de Jadue son parte de las conversaciones pendientes entre el técnico y la nueva directa que ayer fue electa y que encabeza Arturo Salah. Sampaoli ha insistido en que se ha vulnerado la confidencialidad de su contrato y ha amenazado con renunciar a la conducción de la Roja, pese al interés de la ANFP en retenerlo.