GIORGIO MARTELLI

La constatación de un hecho y un antecedente novedoso se desprenden de la quinta declaración que prestó ante la Fiscalía -el pasado 13 de noviembre- el operador político Giorgio Martelli, esto en el llamado caso SQM.

Respecto de lo primero, el geógrafo y exmilitante del PPD volvió a apuntar al rol clave que jugó el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, detrás del funcionamiento de la firma Asesorías y Negocios, empresa formada para maquinar la operatoria de la precampaña de Bachelet en la última elección presidencial.

“Quiero señalar que Peñailillo cada vez que me señalaba a quien contratar era un verdadero mandato o instrucción y yo no me podía negar porque era parte de la relación que teníamos de preocuparnos por financiar a este grupo de profesionales para dedicarse a tareas políticas”, declara, según publica este sábado El Mercurio.

En esa misma línea, Martelli subraya que “yo cumplí las instrucciones de Peñailillo porque él me lo pidió y además porque Rosenblut, cuando me recontacta con Peñailillo, me dice que voy a trabajar con él, y que busquemos alguna figura legal que sirva para ayudar a estos profesionales”.

Pero, como se ha dicho, eso no fue lo único que rozó el recaudador de platas de campaña en su testimonio, pues también se refirió a la relación laboral con Cristián Riquelme, actual administrador de La Moneda.

“Conozco a don Cristián Riquelme Urra, a quien conocí a propósito de la etapa previa a la campaña del 2013. Me lo presentó (el ex ministro del Interior, Rodrigo) Peñailillo, él no participó en la génesis ni en la gestión de AyN”, detalla.

“Mi relación con él (Riquelme) fue una relación exclusivamente de trabajo para la futura campaña, al final de la gestión activa de AyN nos reuníamos en su casa, en mi domicilio, cafés y en la oficina de Peñailillo, ubicada en (Francisco) Bilbao con Antonio Varas, en la Fundación Dialoga, y también en la casa de Peñailillo, ya que Cristián Riquelme vivía al lado de Peñailillo, en Ñuñoa, nos reuníamos por temas políticos pero con el tiempo nos fuimos haciendo amigos, estas reuniones fueron hasta fines de la campaña, es decir, hasta comienzos de 2014”, agrega Martelli, consigna La Tercera.

Por otro lado, y acá la novedad, el dueño de AyN admitió préstamos a Riquelme por un total de 32 millones de pesos.

“(Cristián Riquelme) me solicitó recursos para la campaña y yo le hice estos préstamos porque yo tenía compromisos políticos con la campaña. Creo que yo pedí un crédito para hacerle estos préstamos. Sé que en alguno de estos recursos Cristián me los devolvió, pero no estoy seguro, voy a procurar obtener la información”, dice

Añade que “no estoy seguro de cómo se pagaron estos créditos al banco o si Cristián Riquelme me devolvió todo lo que le presté, y si los pagos de estos créditos se produjeron con dinero de AyN, lo voy a averiguar con mi banco”.

Finalmente, reseña que “este préstamo que me solicitó Riquelme para la campaña, que yo sepa, no tiene nada que ver con la compra de la propiedad que en conjunto adquirió Peñailillo y Riquelme, y a esa época yo tampoco tenía conocimiento de esa compra sino hasta ahora, que se ha hecho público”.

Las platas no salieron de la caja de AyN, precisó Martelli. “Yo quería que la empresa AyN SPA fuera un tema previo a la campaña presidencial y estos préstamos son casi al final de la gestión activa de AyN SPA”.

Cabe señalar Martelli se encuentra formalizado por el caso SQM, acusado por los aportes irregulares -que alcanzarían casi los 250 palos- que su firma, Asesorías y Negocios SpA (AyN) habría recibido por parte de SQM Salar, la filial de la empresa del ex yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou.

Las platas se triangularon coincidentemente durante el mismo periodo que a su vez Martelli compró insumos, como informes y asesorías, a diversos personajes como el exministro Peñailillo y el ex titular del SII, Michel Jorratt.

El operador se encuentra con las medidas cautelares de arraigo nacional y firma quincenal, antes estuvo con arresto domiciliario.