chahuán-a1

El pasado 2 de diciembre el abogado Sabas Chahuán dejó oficialmente la cabeza de la Fiscalía Nacional, tras largos 8 años llevando las riendas del organismo. En su lugar asumió su colega Jorge Abbott.

Desde su salida del Ministerio Público hasta la fecha su vida es completamente más diferente y evidentemente menos estresante que cuando tenía la gran responsabilidad de llevar adelante la investigación por el bullado caso Penta.

Según consigna Las Últimas Noticias, hoy Chahuán lleva una vida más relajada en su nueva pega en el estudio Hales & Cía. Abogados, donde trabaja junto a su amigo el abogado Raimundo Hales. Pese a ello, Chahuán planea estar ahí, en calle Sótero del Río, cerca de 6 meses para luego abrir su propia oficina.

En palabras de Chahuán, “voy a estar acá unos seis meses, en la oficina de mi amigo. Ya hemos tenido reuniones con clientes para hacer asesorías”.

Añadió que ahora “estoy más tranquilo, tengo menos carga laboral y menos presiones”. En ese sentido recordó que “antes trabajaba unas 12 horas diarias, y ahora deben ser ocho horas, pero a mi ritmo. Yo manejo mi agenda. Y mi esposa es la más contenta, porque ahora llego más temprano a la casa”.

Aunque ahora se encuentra con mucho menos estrés, “Sacha” -como lo llaman sus cercanos- admitió que echa mucho de menos a las personas que trabajaban con él y “lo distinto e inesperado que cada día tenía cuando estaba en el Ministerio Público”.

Cabe decir que el ex fiscal nacional decidió continuar impartiendo clases de Derecho Procesar en la Chile. El profe Jonatan Valenzuela aseguró que el ex persecutor “tiene carisma, tiene la gracia de combinar anécdotas personales y del mundo, y las vincula con la materia que está enseñando, eso es parte de su éxito, mantiene a la audiencia muy pendiente”.

Ahora que cuenta con más tiempo, revela su amigo y ex intendente Juan Antonio Peribonio, Chahuán pudo volver a antiguas rutinas donde almorzaba en el Barrio Lastarria o visitaba el Café Haití o Café Caribe. “Yo diría que los abogados sostuvimos a los café con piernas en el centro. Gracias a nosotros existen”, sostuvo Peribonio.

En cuanto al futuro, Chahuán reiteró a LUN que “yo dije alguna vez que conocía a parlamentarios muy respetables y que, en un futuro lejano, tal vez, lo pensaría. Pero no me interesa”.