pobreza

La ONG Oxfam, en el marco del Foro Económico Mundial de Davos entregó el estudio “Una economía al servicio del 1%”. El informe aborda la desigualdad como uno de los principales problemas de las últimas décadas a nivel mundial y expone algunas ideas para terminar con ella.

Según la página oficial de la organización, uno de los principales causantes de ello es la falta de fiscalización al movimiento de los dineros de las grandes multinacionales del mundo, causando ilegalidades como la evasión de impuestos. “Los impuestos que no se pagan por la fuga hacia paraísos fiscales suponen menos dinero para servicios públicos básicos como la sanidad, la educación y la protección social”, explican en la web.

“Decisiones y acciones tomadas por gobiernos de todo el mundo impiden rastrear cómo mueven el dinero las grandes multinacionales para no pagar lo que les corresponde”, agregan desde Oxfam.

Según publica Emol, el estudio indica que “los enormes avances que han contribuido a reducir el número de personas que viven en la pobreza extrema entre 1990 y 2010, son rotundamente positivos. No obstante, si durante este periodo la desigualdad no hubiese aumentado, otros 200 millones de personas habrían salido de la pobreza, cifra que podría haberse incrementado hasta los 700 millones si los más pobres se hubiesen beneficiado más del crecimiento económico que los sectores más pudientes”, explica el informe.

Además, la ONG pone énfasis en los discursos que utilizan aquellos que fomentan el status quo de la desigualdad. “Quienes defienden el statu quo afirman que la preocupación por la desigualdad está impulsada por una ‘política de la envidia'”.

Abordando las soluciones la organización indica que se debe terminar con los paraísos fiscales, pagar salarios dignos, fomentar la igualdad económica de las mujeres, mantener bajo control la influencia de las élites, aplicar un gasto público progresivo y garantizar el acceso a los medicamentos.