allamand A1

El senador de Renovación Nacional, Andrés Allamand se mostró sumamente preocupado por este apuro y frenesí legislativo que ha impuesto el Gobierno con el fin de despachar 7 proyectos antes de enero. La molestia del parlamentario apunta directamente al poco tiempo para estudiar en profundidad las iniciativas y el poco debate en en ese sentido.

En conversación con La Tercera, el ex ministro de Defensa planteó que “el actual gobierno ha superado todos los límites de desprolijidad e irresponsabilidad legislativa”.

Añadió que “el Gobierno ha impuesto al Congreso una forma de legislar que, en los hechos, impide que los parlamentarios puedan cumplir responsablemente con sus obligaciones constitucionales y legales”.

El ex secretario de Estado fue enfático en demostrar su punto con hechos: “El Senado está citado este martes para ver la ‘simplificación’ de la reforma tributaria. El comparado del proyecto tiene más 300 páginas. La comisión de Hacienda lo despachó luego de una sesión maratónica. A las 18 horas, dicha comisión empezó a ver el proyecto de Carrera Docente. El comparado de ese proyecto tiene dos tomos, 250 páginas y se modifican aproximadamente 100 artículos que inciden en diez cuerpos legales. En la Cámara, idéntico trámite tomó cuatro sesiones completas. El Gobierno quiere que ambos proyectos se voten este martes en el Senado”.

A juicio del legislador, eso en la práctica se traduce en que “los parlamentarios estaremos obligados a votar sin tener la posibilidad mínima de imponernos de los contenidos de los proyectos. Es una votación a ciegas, en la que se suprime todo debate. La forma en que el Gobierno obliga a legislar es una vergüenza”.

Allamand advirtió que “el actual Gobierno ha superado todo límite. No hay ningún respeto por el Congreso ni la mínima deferencia que se deben los poderes del Estado. Jamás los Presidentes Patricio Aylwin, Ricardo Lagos o Eduardo Frei habrían procedido de esta manera. Todos respetaban al Congreso. Y tampoco un presidente del Senado, como Gabriel Valdés, habría aceptado que se denigrara de esta forma al Poder Legislativo”.

“Los parlamentarios de la Nueva Mayoría saben que esta forma de legislar a “matacaballo” es gravemente incorrecta. Sin embargo, en una actitud lamentable, y a sabiendas de que la oposición no tiene los votos para impedir esta tramitación arbitraria, se suman dócilmente a la ‘aplanadora legislativa’ del Gobierno”, sentenció.