Fiscal Luis Toledo A2

El fiscal regional de O’Higgins y persecutor a cargo del bullado caso Caval, Luis Toledo recordó que en febrero de 2015, cuando la revista Qué Pasa destapó el hecho, “muchas personas en ese periodo dijeron que esto no era nada, que no había ningún delito y que no había ningún hecho que investigar”.

En conversación con La Tercera, Toledo repasó todo lo que ha sido este tremendo caso que involucra a la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon. En esa línea indicó que “nadie en el país se imaginó lo que había detrás de la causa Caval, ni siquiera quienes la investigamos. Yo partí pensando que los hechos denunciados prácticamente no constituían delitos”.

El fiscal explicó que “lo que se acusaba era una reunión donde habían personas que no tenían la calidad de funcionarios públicos, que solicitaron un crédito y que el dueño del banco se los había dado. Eso es un acto propio de un particular que puede tomar esa decisión con quienes estime pertinentes. Si habían normas internas que se cumplieran o no, era un tema más que nada administrativo y no penal”.

Pese a ello, relató el abogado, “asumimos un compromiso junto con la asignación de hacer una tarea abnegada y acuciosa, y partimos haciendo ese trabajo con la finalidad de tomar las decisiones pertinentes”.

Entre ellas aparecen “incautar (documentos en) la Secretaría Ministerial de Vivienda de la Sexta Región, porque se hablaba de la eventual participación de un seremi. Hicimos múltiples diligencias para esclarecer los hechos. Bajo ese punto de vista, hoy estamos dando un paso ya habiendo acumulado una serie de antecedentes que dan muestra mucho mayor profundidad y, por lo tanto, si me pregunta cómo podemos mantener el centro sin perder las distintas aristas, es por que hay un origen en la causa, el que está en la administración de un Convenio Judicial Preventivo que administró determinados bienes en Machalí y cómo terceros se fueron involucrando con ese proceso de negociación. No obstante, existen aristas tributarias, denuncias por estafa. Todo eso se ha ido viendo con paciencia, con pausa, sin prisa”.

Al ser consultado por la importancia o lo complejo que resulta indagar en temas relacionados con la familia de Bachelet, el fiscal respondió que “si usted saca ese ingrediente, que es efectivamente la importancia de la familia que se ve involucrada, y lo lleva al contexto de cualquier otro ciudadano chileno, que no tenga esa vinculación, no tendrá mayor inconveniente. Hemos intentado avanzar sin considerar quién es la persona que está involucrada, y creo que lo complejo es que de eso se intenta dar un interés político. Vincularlo no sé a qué: a la próxima elección presidencial, al destino, a la impresión que tenga la ciudadanía respecto del actuar de la Presidenta. No nos enredamos en esos detalles, simplemente nos abocamos al trabajo técnico”.

“Lo único que intentamos, con mucha humildad y gran seriedad, simplemente es esclarecer el hecho, sea quién sea el investigado”, precisó.

Sobre Dávalos sostuvo que “él ha declarado en la causa, sin embargo, los antecedentes reunidos no han sido suficientes para atribuir cargos en su contra, y no hay un interés de quitar imputaciones, simplemente de analizar los antecedentes técnicos”.

Pues bien, por otro lado de la conversación Toledo descartó que esta investigación haya afectado su candidatura para haber sido el reemplazante de Sabas Chahuán en la Fiscalía Nacional. En este punto de hecho afirmó que “yo estoy muy conforme con la decisión que se tomó. La persona elegida, el fiscal Jorge Abbott, cuenta con todos los méritos para ejercer el cargo, y tiene trayectoria en la institución”.

Mario Zumelzu, abogado querellante de Caval: “Natalia Compagnon es un peligro para la sociedad” – The Clinic Online