basura

La Región Metropolitana podría enfrentar otra crisis de malos olores -luego del incendio ocurrido hace unas semanas atrás- debido al paro que anunciaron los recolectores de basura que trabajan en la capital. Para hoy jueves, informan que será un “paro parcial” pero a partir de mañana viernes hay posibilidades de que sea “total” la detención de la recolección de los residuos.

A través de una conferencia de prensa, los trabajadores del sector criticaron el mal manejo de las autoridades tras el cierre del relleno de Santa Marta, Talagante y dijeron que no previeron los horarios irregulares que tienen que cumplir los recolectores. Según ellos, los horarios se alargaron extensamente y tienen que cumplir jornadas que alcanzan las doce horas diarias.

“Lo que está pasando hoy día no es legal, trabajar más de 12 horas no es legal, no creo que las empresas tomen medidas contra los trabajadores por una situación de la que no somos responsables, en este minuto somos los recolectores los que estamos pagando por la emergencia (…)”, afirmó el presidente de la asociación que reúne a los que trabajan en la recolección de la basura a nivel nacional, Armando Soto.

“Las estaciones de transferencia ya venían con problemas de saturación, sacar 19 comunas que eran las que estaban botando en Santa Marta, iba a crear un caos que ya los trabajadores están viviendo hace una semana, no estamos dispuestos a que se tomen medidas sin ver que tras los camiones recolectores hay personas, están generando otra emergencia, la solución no pasa por cerrar el relleno sanitario sin antes tener un lugar claro de dónde depositar la basura”, agregó.

Según Soto,explicó que la clausura de Santa Marta creó un problema mayor al sobrecargar los otros rellenos sanitarios y cree que se debe reevaluar una apertura por parte de las autoridades para que se pueda encontrar una solución que ayude a los recolectores.

“Santa Marta tiene una parte que se puede descargar sin afectar el lugar donde tuvo el incidente, antes de tomar la medida debieron haber considerado lo que iba a ocurrir, se tapa una emergencia sanitaria creando otra, estamos de acuerdo con la comunidad, pero nosotros los recolectores no somos los culpables, aquí hay un modelo que está mal hecho”, argumentó.