LONGUEIRA FOTO HOME

En una extensa en entrevista con El Mercurio, el fiscal del caso SQM, Pablo Gómez, abordó uno de los últimos -y acaso más bullados- episodios de la investigación, esto es lo referente a la comunicación secreta que mantuvo en 2010 y 2014 el ex candidato presidencial de la UDI, Pablo Longueira, con el ex gerente general de la minera y formalizado en la causa, Patricio Contesse.

El jefe de la fiscalía de Valparaíso afirmó que la sola existencia de estos correos no implicaba necesariamente especular con la existencia del delito de cohecho, y por tanto no eran suficientes para abrir una línea investigativa en tal sentido. Por eso mismo, justificó, es que no se le envió antes la información al Consejo de Defensa del Estado.

“Antes que esto se filtrara, no nos parecía que fuera de la envergadura tal que nos permitiese de forma inmediata remitir esos correos al CDE. En torno a esos correos se estaban y se están realizando diligencias de investigación, cuya recopilación de antecedentes nos va a permitir tomar una decisión. Como se conocieron en forma anticipada por la prensa, el CDE solicitó copias y nosotros se las hemos entregado, de manera que ellos tendrán que tomar su decisión, que tampoco podemos adelantar cuál va a ser. Ellos tendrán que analizar si creen que podría existir un delito o no y cuál sería”.

Consultado acerca de que si cuando Longueira optó por guardar silencio la fiscalía tenía previsto preguntarle por los emails, respondió que “efectivamente era información que teníamos en la carpeta. No puedo adelantar más información, puesto que el señor Longueira va a ser nuevamente citado. Si renuncia a su derecho a guardar silencio, se le van a formular todas las preguntas de las aristas que lo involucran en la investigación que tengo a mi cargo”.

No habrá penas de cárcel

Además de la situación personal de Longueira, Gómez aprovechó de adelantar lo que vendrá en el caso, como por ejemplo, eventuales salidas alternativas similares a lo que sucedió con Jovino Novoa en el caso Penta.

“Para los delitos por los cuales nosotros hemos formalizado, las penas están justamente en el estándar que permite los procedimientos abreviados, menos de 5 años”.

En esa línea, descartó que alguno de los involucrados se vaya preso.

“No. Pena efectiva, no. Porque la pena efectiva en Chile está para aquellos delitos que tienen una pena superior a los 5 años y un día. En el caso de los delitos que nosotros estamos imputando, en la mayoría de los casos por el 97 número 4 del Código Tributario, en ningún caso llegan a ese rango. Por la reiteración podríamos estar en hipótesis superior a los 5 años y un día. Eso sería presidio efectivo”.

Finalmente, aseguró que aun cuando el Servicio de Impuestos Internos (SII) no presente querellas, “igual vamos a poder formalizar en algunos casos”, pues “una de las acciones que tiene el Ministerio Público en forma exclusiva es la formalización; es decir, la comunicación de cargos, que además es un acto de garantía en el cual se le dice a una persona, frente al juez y en presencia de su defensor, que se le está investigando por uno o más hechos que constituyen carácter de delito. Estamos facultados para eso. Podemos formalizar a las personas sin la querella del SII, desarrollar todas las acciones de investigación que estén a nuestro alcance, hasta la acusación, momento en el cual sí la necesitaremos”.