Siria 2 EFE

El presidente sirio, Bachar al Asad, ve “difícil” que se consiga un alto el fuego en Siria en el plazo de una semana, tal y como propusieron hace cuatro días EEUU y Rusia, en un discurso difundido hoy por la agencia de noticias oficial Sana.

“Quieren un alto el fuego en una semana. Vale y ¿Quién puede reunir todas las condiciones y demandas en una semana? Nadie”, dijo el mandatario sirio en una alocución ante la Asociación Central de Abogados en Damasco.

De esta forma, Al Asad reaccionaba a la propuesta de Washington y Moscú lanzada el jueves por la noche en Múnich para un cese de las hostilidades en Siria y un incremento de la ayuda humanitaria.

BOMBARDEO A HOSPITALES

Cuatro hospitales fueron hoy blanco de bombardeos en el norte de Siria y en ellos han muerto varios civiles, de lo que activistas y ONG han culpado a la aviación de Rusia y a las fuerzas del régimen de Damasco.

La cifra exacta de víctimas en esos ataques es confusa y varía según la fuente.

Organizaciones humanitarias han informado de que los centros afectados son dos de la localidad de Maarat al Nuaman, en la provincia septentrional de Idleb, y otros dos de Azaz, en la vecina Alepo.

Uno de esos centros sanitarios, un hospital que recibía respaldo de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) en Maarat al Nuaman, ha quedado totalmente destruido.

En un comunicado, MSF anunció que al menos siete personas fallecieron y otras ocho están desaparecidas, aunque “presumiblemente muertas”, a causa del bombardeo contra ese hospital.

Los fallecidos son cinco pacientes, un cuidador y un guardia del centro sanitario, que recibió dos impactos en el intervalo de unos minutos, en los que el centro fue alcanzado por cuatro misiles.

“La destrucción de la instalación respaldada por MSF parece que ha sido un ataque deliberado contra las infraestructuras sanitarias”, denunció el coordinador general de MSF en Siria, Massimiliano Rebaudengo.