Cristián Riquelme A1

Una investigación de Ciper dio a conocer que el director administrativo de La Moneda, Cristián Riquelme, inició dos empresas de manera posterior al primer gobierno de Michelle Bachelet. En estas se registran contratos por $417 millones en total con el Fisco entre 2013 y 2015, en 39 órdenes de compra y la gran mayoría por servicios entregados al servicio de salud pública de este gobierno. Cabe decir que en la actualidad, Riquelme ya no aparece como socio de estas compañías, pero personas de su entorno ocupan su lugar.

En esa línea, el Gobierno decidió que revisará dichos contratos y las sociedades A y R y Greentec, creadas por Riquelme.

El ministro de Salud (s), Jaime Burrows, se pronunció al respecto y señaló que “a propósito de esa información de la que tuvimos conocimiento ayer tarde, hoy instruimos a la Subsecretaría de Redes hacer un levantamiento de la información respecto de esos contratos, si se ha cumplido con la ley de compras o no, y estamos a la espera de los resultados que van a ser dados a conocer en su momento”.

“Vamos a levantar la información y vamos a cumplir con todo lo que requiere la ley de nosotros respecto de los controles que tienen que realizar sobre las compras que se hacen a nivel de los servicios”, añadió.

Esta información generó diversas reacciones y cuestionamientos en todos los sectores políticos. Felipe Ward (UDI) se refirió al tema y exigió que la Mandataria volviera de sus vacaciones para encargarse del asunto.

Por su parte, el ministro del Interior, Jorge Burgos, sentenció que “tengo una opinión sobre eso, se la voy a dar a la Presidenta cuando vuelva, que ya está pronto, de su periodo legal de vacaciones, no tengo nada más que agregar que eso, que tengo una opinión y esa se la voy a dar a la Presidenta cuando vuelva de su periodo legal de vacaciones”.

Durante la jornada de este martes, el diputado Gabriel Silber también se pronunció sobre los cuestionamientos y declaró que “la posición de Cristián Riquelme es irresistible ya a estas alturas (…) la condena social es de tal naturaleza, que es una suerte de autogol gigantesco el resistir, en este caso, a Cristian Riquelme en La Moneda. No entiendo qué nivel de información pueda tener”.

En esa línea, enfatizó que “como guinda de la torta es esta situación, que dice con su vinculación a sociedades en las cuales él las constituye, luego aparece haciendo traspasos a sus familiares, primero a su padre, a su esposa, a personas que trabajaban con él antes en La Moneda. Y uno no entiende cómo La Moneda no pone término a su contrato”.

El diputado añadió que en este caso “más que el reproche moral, puede haber negociación incompatible, recordemos que uno de sus socios era anteriormente una de las personas que se dedicaban a las compras del Hospital Sótero del Río. O sea, se cambió de un mostrador hacia el otro lado. Hay una suerte de conflicto de intereses”.

LOS CUESTIONAMIENTOS

Recordemos que Riquelme, en un principio, fue cuestionado por haber visado el formateo del PC de Sebastián Dávalos en la Dirección Sociocultural de La Moneda.

Por otro lado, también generó dudas la falta de información que aparecía en su declaración de patrimonio, la que modificó hace unos días.

En dicha actualización presentó más de $570 millones en bienes raíces, dos créditos hipotecarios, más de $800 mil en tres cuentas corrientes, fondos mutuos por $7,1 millones y un APV con $1,1 millones ahorrados.