Vitacura 01

A propósito de la iniciativa del alcalde de Cerro Navia, Luis Plaza, de bautizar con nombres de avenidas ABC1 calles de una villa recién inaugurada, la sección Segunda Mirada del diario La Segunda alude al hecho bajo el título “Ojo por ojo”.

Junto con sostener que Apoquindo, Manquehue y Vitacura “nos suenan familiares”, el escrito dice que el edil sostiene que “sus vecinos, entre los cuales habría un elevado número de personas con ascendencia indígena, tiene derecho a vivir en calles con esa denominación, que para una mayoría de los santiaguinos evoca los barrios más acomodados”.

Quien firma la columna (D. Parra) asegura que el episodio es un provocación.

“Creo que nuestros alcaldes, Tronco Torrealba y Pancho de la Maza, deberían no dejar pasar tamaña afrenta”, afirma.

En ese sentido, emplaza a devolver el golpe y rebautizar sectores del barrio alto de la siguiente manera:

“Propongo cambiarle el nombre a Vitacura por Huelén, a Apoquindo por Neptuno, y Manquehue por La Estrella. Que Alonso de Córdova se llame ahora Diagonal Reny, y a Escrivá de Balaguer bauticémosla ahora Salvador Gutiérrez. Hasta el cerro San Luis podríamos ponerle cerro Navia. A ver cómo les queda el ojo”.

El artículo del vespertino evoca la recordada columna “Incluso en la nieve”, en donde, bajo el seudónimo de E. Risopatrón, se escribió que los centros de esquí se están llenando de gente que nos habitué de esos lugares, por lo que en uno de ellos se está cimentando la revolución del proletariado.