camila vallejo a1

Durante la jornada de este miércoles la diputada Camila Vallejo escribió una carta pública sobre “mitos y mentiras” que han circulado en las redes sociales sobre sus ideas.

La misiva, difundida en su sitio web, parte con un breve escrito en el que la parlamentaria destaca la aprobación del proyecto de ley que busca despenalizar el aborto en tres causales específicas y señala al respecto que “es indudable que estamos abriendo las grandes alamedas a las mujeres, con el reconocimiento de nuestros derechos, por tantos años postergados. Por eso debemos estar presentes en los debates para subir el nivel de la política. Existen opositores descarnados a los avances, distorsionando la realidad”.

De manera posterior, la ex dirigente estudiantil explica que por medio de las redes sociales “he leído muchos comentarios que no se refieren al contenido de las ideas que defiendo. Son muchas mentiras y verdaderos mitos que circulan en las redes sociales sobre mí”.

En esa línea, agrega que “el fin de semana, gracias a ustedes, supe que en un programa de La Red se dijo dos veces, con absoluta liviandad, que yo ‘recibí dinero del gobierno mientras era dirigente estudiantil’. A esto se suma que en la última edición de “Tendencias” en La Tercera, se dice
que ‘no se puede tematizar con mi aspecto’ por una supuesta ‘hipersensibilidad'”.

Al respeto, precisa que “ambas afirmaciones son equivocadas, porque jamás recibí y nunca hubiese aceptado dinero del gobierno por mi labor como dirigenta estudiantil y ‘tematizar sobre el aspecto’ es tratar a las personas como objetos, y esto no se trata de mi en particular, se trata del respeto que todos, en especial las mujeres merecen”.

Con todo, la ex dirigenta estudiantil enfatiza que “como sabrán, estas no son las únicas mentiras que se han dicho sobre mí y aquí sólo quiero
aclarar algunas de ellas. Soy una persona y espero que comprendan que esto me afecta a mí, a mis compañeros y lo que amo, que es mi familia. Por ello, me veo en la obligación de terminar con ciertos mitos”. Luego, la diputada enumera tres puntos en los que desmiente los rumores.

“1º Han dicho que mi padre habría obtenido una licitación para calefaccionar el Palacio de La Moneda, por 300 millones de pesos. FALSO, mi padre jamás ha tenido relación laboral o comercial con el Gobierno de la Nueva Mayoría. El año pasado envié un oficio a la Contraloría para que fiscalizara la existencia de cualquier vínculo al respecto; el Contralor investigó y constató que mi padre “no ha suscrito contrataciones” de calefacción con La Moneda”, añade.

En un segundo punto cuenta que “hace poco inventaron que me había comprado un auto marca Audi por 49 millones de pesos. FALSO. No tengo nada en contra de quienes compran esos autos, porque imagino que ellos lo habrán pagado con el producto de su trabajo, pero no es un automóvil de mi gusto siquiera. Como podrán ver en mi declaración de patrimonio tengo un auto Subaru del año 2011, que adquirí pensando en la seguridad de mi hija cuando viajo con ella y que pagué, como muchos chilenos, en cuotas”.

Precisa además que “han insistido que me opongo a la rebaja de las dietas. FALSO también. El origen de esta mentira es un titular de una entrevista que di el 2014 al Canal 24 horas donde afirmé que ‘la desigualdad no se combate bajando la dieta parlamentaria’, lo que sigo sosteniendo, porque la desigualdad se combate mejorando las condiciones laborales de los trabajadores, consagrando derechos sociales, elevando los impuestos a las empresas que más ganan. Pero, si ustedes vieron esa entrevista completa sabrán también que siempre he apoyado la iniciativa, porque efectivamente es un asunto de ética y porque creo que la dieta es muy alta. Por eso, he apoyado el proyecto para rebajar las dietas a la mitad y terminar con otros privilegios de los cargos públicos. Además, si revisan mi web verán cómo distribuyo la dieta y recibo el 29% de ella”.

Finalmente, la diputada agradece la “confianza que los floridanos y floridanas depositaron en mí” y a quienes le expresan apoyo y envían sugerencias. “Varias de mis compañeras del Congreso sufren amedrentamiento. A mi me achacan mitos falsos. No se puede vivir con miedo. Por eso, hablemos, pero con hechos ante todo. Yo seguiré trabajando para cumplir con lo prometido y junto a mi equipo parlamentario seguiremos dando lo mejor de nosotros, para retribuirles la confianza depositada”, concluye.