felipe harboe a1

El senador del PPD, Felipe Harboe, defendió con todo la norma en tramitación sobre el control preventivo de identidad, rechazado en la Cámara de Diputados después de ser aprobado en el Senado, y que ha despertado la desconfianza de buena parte de la opinión pública.

Harboe fundamentó su posición aludiendo a que lo aprobado en el Senado era más “garantista” que lo que se aplica hoy en día en las calles de Chile. Según él, “hoy el control preventivo de identidad se aplica. Y la norma actual que se usa, el artículo 85, permite llevar hasta ocho horas a una persona a una unidad policial. La norma del Senado establece más garantías, más derechos, procedimiento de reclamo, sanción administrativa, menos tiempo en la unidad policial, medios tecnológicos, o sea, la norma aprobada en el Senado era mucho más garantista que lo que hoy está vigente”.

La iniciativa, que forma parte de la agenda corta antidelincuencia fue rechazado en última instancia en la Cámara de Diputados llevando la iniciativa a Comisión Mixta. Respecto al escenario que se dio, Harboe se declaró sorprendido. “Porque en esa votación participaron muchos diputados que promovieron una indicación mucho más dura que la del Senado. Me llama la atención el cambio de posición”.

El exsubsecretario del Interior criticó a algunas organizaciones que han mostrado su desacuerdo con la idea. “¿Donde está la Unicef criticando los controles de identidad que hoy día se realizan a los menores de edad? ¿Dónde están los académicos que escribieron una carta para que no se creara el control de identidad? Lo del Senado era más garantista que lo que hoy existe, y mucho más que esa aberración jurídica que se votó en la Cámara de Diputados, donde Osvaldo Andrade, Lautaro Carmona, Leonardo Soto, Guillermo Ceroni, los mismos que hoy levantan la mano, presentaron una indicación que permitía a las policías controlar a cualquier persona hasta los dos años en el lugar donde se encontrase”.

El senador además apuntó a una falta de iniciativa por parte del gobierno para que el proyecto tuviera éxito. “Algunos cedieron a la presión de opiniones en redes sociales, pero también hubo una falta de convicción en el gobierno. Fue posible observar que había diferencias internas. Para decirlo en positivo, había mayor énfasis en que se aprobara de parte del Ministerio del Interior y había otros que no estaban muy jugados”, dijo.

En la misma línea, Harboe agregó que para él “la seguridad es tema extremadamente progresista. Hoy día decían que esto atenta contra las libertades. ¿Qué libertad tiene una persona que vive en condiciones marginales para poder elegir la educación de sus hijos o de salud? ¿Qué libertad tiene para elegir seguridad privada? Alarma, cerco eléctrico. Ninguna. Depende de la seguridad pública”.