Freddie Oversteegen YT

Freddie Oversteegen tenía 14 años cuando un hombre llegó hasta su puerta para preguntarle a su madre si dejaría que ella y su hermana Truss de 16 años, fueran parte de la resistencia holandesa contra los alemanes en medio de la Segunda Guerra Mundial. Después de todo, nadie sospecharía de dos mujeres adolescentes.

Entonces las hermanas Oversteegen -que también estuvieron de acuerdo con el ofrecimiento del señor- comenzaron su misión de coquetear con los nazis, para luego llevarlos a un bosque, donde los estaría esperando la muerte.

Freddie hoy tiene 90 años y recuerda sus años mozos engañando nazis en entrevista con Vice.

Admite que al aceptar unirse a la resistencia no sabía lo que le esperaba. “Creí que íbamos a crear un ejército secreto o algo así. El hombre que tocó a nuestra puerta dijo que nos iban a dar entrenamiento militar y la verdad es que sí nos enseñaron un par de cosas. Uno de ellos nos enseñó a disparar y aprendimos a andar por el bosque. Nosotras siete —Hannie todavía no era parte del grupo— éramos las únicas mujeres”, cuenta.

Relata que mucho tiempo después de este entrenamiento la hermanas tuvieron su primera misión: “uno de los Nazis más famosos fue asesinado y sepultado en ese mismo bosque. (…) Yo no le disparé, fue uno de los hombres. Yo tenía que cuidar a mi hermana y vigilar que nadie se acercara a esa parte del bosque. Truss lo conoció en un bar caro, lo sedujo y lo llevó a pasear al bosque. Le preguntó: ‘¿Quieres dar una vuelta?’ Y, obviamente, aceptó. Después se encontraron a alguien —hicieron que pareciera una coincidencia pero en realidad era uno de los nuestros— y ese amigo le dijo a Truss: ‘oye, tú, ya sabes que no tienes que andar por aquí’. Se disculparon, dieron vuelta y caminaron de regreso. En ese momento dispararon y el hombre nunca supo qué pasó. Ya hasta habían cavado la tumba pero no nos dejaron estar presentes durante esa parte de la misión”.

Dice que el trauma de la guerra lo superó “casándome y teniendo hijos. También cuidaba a los hijos de Truss porque ella siempre estaba ocupada. (…) Antes me daban celos porque ella se volvió famosa después de la guerra. Pero luego pensaba ‘yo también estuve en la resistencia'”.

La Guerra

“Recuerdo cómo sacaban a las personas de sus hogares. Los alemanes golpeaban las puertas con las culatas de sus rifles y hacían tanto ruido que se escuchaba en todo el vecindario. Y gritaban. Era aterrador”, rememora Freddie.

Asimismo, afirma que su familia escondía refugiados en su casa. “Antes de que empezara la guerra en Holanda —cuando vivíamos en un bote—, escondimos a algunos lituanos en la bodega. Y durante la guerra, escondimos a una pareja judía en casa. Por eso sabíamos mucho sobre lo que estaba pasando. Aunque se supone que eran nuestros enemigos porque eran capitalistas y nosotros éramos comunistas”, indica.