Felipe Berríos YT

El sacerdote jesuita Felipe Berríos no quedó indiferente a las millonarias pérdidas por parte de la FEUC por la organización del carrete mechón que se realizó entre el 10 y 17 de marzo de este año. En ese sentido reconoció que lo sucedido le pareció derechamente “chocante”.

Según consigna La Tercera, el religioso argumentó que los números rojos por más de 60 palos que dejó la fiesta “choca mucho con la realidad del Chile que uno conoce, en el cual hay personas que viven con menos de $ 300 mil, y cifras aún más bajas. Un país donde hoy vemos innumerables problemas sociales, en Chiloé y muchas otras zonas, en el cual muchas personas se deben distraer o divertir de maneras más sencillas. Por eso, a mí me descolocan estas conductas que parecieran decir que una parte de la juventud necesita gastar mucho dinero en luces, sonidos y otras cosas para pasarlo bien”.

Agregó sin pelos en la lengua que “ellos dijeron que no se trataba de dinero robado ni de una malversación de fondos, que no era una situación irregular, y se comprende perfectamente. Sin embargo, este episodio de todas formas me deja un sabor muy amargo en la garganta, porque refleja un actuar de la juventud, y estamos hablando de una juventud de una casa de estudios con un alto nivel intelectual, en el cual pareciera normal el hecho de gastar una suma así de alta de dinero para divertirse”.

Por su parte el timonel de la FEUC, Daniel Gedda, manifestó que hay que esperar lo que digan las comisiones investigadores del caso y aclarar responsabilidades. Durante su participación en Bíobío TV señaló que “el único camino para recuperar las confianzas es que las comisiones investigadoras sigan su curso y nosotros aportemos todos los antecedentes. Mientras, seguiremos trabajando y cumpliendo nuestro programa”.

A su vez, recalcó que “jamás les pediría a los estudiantes, denme la confianza hoy día, lo que les pido es que nos juzguen más adelante, con el programa ya avanzado y con el trabajo de estas comisiones ya cumplido”. También solicitó no “achacar nuestro error como Feuc al movimiento estudiantil”.

El capellán de la UC, Hugo Tagle, aclaró que a pesar de todo esto “siempre hemos tenido centros de alumnos muy serios y federaciones muy responsables en materia de finanzas. Ha sido un problema que se puede resolver, se ha aprendido la lección, fue un asunto de cálculo y ellos ya lo explicaron”.