bachelet

Como inicio de la segunda mitad de su mandato sirvió la tercera cuenta pública de Michelle Bachelet en el Congreso Nacional.

En poco más de una hora y media y sin grandes anuncios en relación a las reformas que propulsó (educación, laboral, constituyente), el discurso de la mandataria se centró fundamentalmente en los logros de su administración y en fortalecer el crecimiento económico.

En torno a ello Bachelet dijo que “algunos no ven que hay que cerrar la grieta social que se ha formado en nuestro país. Entiendo a los que sienten temor frente a los cambios, es normal. Es cierto que la desaceleración de nuestra economía y la pérdida de confianza en la política trae incertidumbres. Pero este no es un argumento para paralizarse”.

En esa misma línea, la mandataria agregó que “debemos tomarnos muy en serio el crecimiento económico. De ello depende que haya más y mejores empleos, más prosperidad, que podamos ampliar nuestros derechos y oportunidades. Sin crecimiento sostenido el progreso social termina siendo una ilusión”.

“Hemos identificado áreas de convergencia y acción común para tener una base productiva más sólida. Esta es mi invitación hoy: hagamos un pacto por un crecimiento que se sostenga en el tiempo”, agregó.

La presidenta, siempre en línea con el fortalecimiento de la economía, anunció que creará 62 mil 500 nuevos empleos a partir de la construcción habitacional, que contempla 25 mil nuevas viviendas y una inversión fiscal de 430 millones de dólares en tres años.

“Junto con estas medidas no abandonaremos el trabajo con sentido de largo plazo. Hemos identificado áreas de convergencia y acción común para tener una base productiva más sólida”, agregó.

Asimismo hizo un llamado al trabajo mancomunado entre el Estado y los privados en torno al mejoramiento de la economía. “Porque sin complementariedad entre el Estado y el sector privado, sin lazos de confianza entre empresarios, trabajadores y comunidades, todo esfuerzo será en vano”.

Sin mencionar directamente a la reforma laboral y la situación que enfrenta debido a la resolución del Tribunal Constitucional, Bachelet sí mencionó a los trabajadores y algunas de sus demandas. “Buscamos relaciones laborales justas, que propicien metas estratégicas compartidas entre trabajadores y empresarios. Por tal razón estamos comprometidos en fortalecer las organizaciones sindicales y hacer que las negociaciones colectivas sean más equilibradas”, indicó.

Además, hizo un guiño a la “responsabilidad económica del Estado” sobre todo “en tiempos de reforma”. “En un escenario internacional complejo, las estrategias de largo plazo requieren finanzas públicas, porque el populismo es lo opuesto a los cambios serios”.

LOS LOGROS Y LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Fuera del anuncio de enviar un proyecto el segundo semestre de este año para la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, de acelerar el proyecto de AFP estatal, la construcción de 23 nuevos hospitales, el envío del proyecto de Ley de Educación Superior para junio, la transformación de la Comisión de Acreditación de Educación en el Consejo para la Calidad de la Educación Superior”, no hubo mayores anuncios.

En cambio, la presidenta repasó los principales logros de su gestión en estos dos años al mando del país, sobre todo, en relación a la reforma educacional.

Bachelet dijo que la actual reforma “se trata de una de las transformaciones más profundas en décadas al sistema educacional, comparable con la reforma de los años ’20, que garantizó seis años de educación obligatoria; o la reforma de los ’60, que la amplió a 8 años y garantizó el acceso a todos y todas a las escuelas. Por eso en estos dos años hemos creado más de 14 mil nuevos cupos en jardines infantiles y salas cunas. ¡Y en marzo 2017 habremos sumado más de 35 mil cupos adicionales!”.

En ese sentido, Bachelet recordó los 240 mil estudiantes que no deben pagar ni matrícula ni mensualidad en colegios particulares subvencionados. “Hasta la fecha 784 establecimientos pasaron a ser gratuitos sin mayores complicaciones, desmintiendo a los profetas del caos”.

Además, hizo hincapié en que “si hay algo que ha provocado un antes y un después para cerca de 130 mil familias desde este año, es el inicio de la gratuidad en educación superior”.

Para el final del discurso Bachelet dejó sus referencias al proceso constituyente que se encuentra en la fase de los cabildos auto convocados y que ha generado las críticas, principalmente, de la derecha representada en Chile Vamos.

“Hemos hecho a nuestros compatriotas una invitación a participar en un Proceso Constituyente y estamos dando las garantías de que será transparente y sin manipulaciones. El Consejo Ciudadano de Observadores ha velado por que así sea y los pueblos indígenas tienen además una consulta específica”, indicó.

En esa línea, reveló que hasta este viernes 30.478 personas dieron su opinión en las consultas individuales y se han inscrito 3.274 encuentros locales, “lo que significa movilizar a aproximadamente 60 mil personas. Estos números seguirán subiendo, porque es cada vez más amplio el consenso de que participar es una oportunidad histórica que hay que tomar (…) Después de tanto tiempo de sentirla ajena, tendremos una nueva Constitución”

Asimismo, envió un mensaje a los detractores que han hecho público su distanciamiento del proceso. “Quien se margina no sólo se queda abajo del carro de la historia chilena, sino que le resta valor a sus ideas”.

Como una mención a la corrupción que ha contaminado la política en los últimos años, Bachelet dijo que “la democracia chilena no es inmune a la fatiga ni a las malas prácticas, pero hemos mostrado que tenemos las herramientas para rediseñar las instituciones, ponerlas a tono con los tiempos, hacerlas más transparentes y representativas, y poner atajo a quienes quieren hacer trampa”

En última instancia, y para finalizar su discurso, Bachelet dijo que “Chile no se construyó de la noche a la mañana. Tenemos una historia de quiebres y rupturas. Una historia de catástrofes devastadoras. Pero siempre, en cada oportunidad, nos volvemos a levantar. Encontramos un camino. Con trabajo, con esfuerzo, con voluntad. Los invito a que hagamos juntos la historia. Con diálogo, con respeto, como el país de hermanos que somos. Porque nuestro presente es mejor, hagamos posible el futuro que siempre hemos buscado”.

OTROS ANUNCIOS

A pesar de que el mensaje no tuvo grandes anuncios, la presidenta Bachelet sí informó sobre algunos proyectos de ley que enviará al Congreso y obras a realizar a lo largo del país.

Entre ellos, la presidenta destacó que enviará un proyecto para endurecer las penas por violencia intrafamiliar, en el contexto de la alza de feminicidios registrados en el país. De hecho, Bachelet hizo mención del caso de Nabila Rifo la coyhaiquina brutalmente atacada por su pareja en el sur austral de Chile.

También en la línea de la protección social, la mandataria informó sobre la creación de un mecanismo solidario para padres de hijos que sufran accidentes y enfermedades de gravedad. Además de la transformación del Sename en el Servicio Nacional de Protección de Menores.

En el ámbito de las obras públicas, anunció la construcción de 23 nuevos hospitales, 63 kilómetros de ciclovías de “alto estándar” en 15 comunas del país y el inicio de la operación comercial del servicio de pasajeros Alameda-Nos y Rancagua Express.

Entre algunos de los anuncios que más aplausos despertaron en la audiencia del Congreso Nacional, estuvieron la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, cuyo proyecto se enviará el segundo semestre de este 2016; la transformación de la Comisión Nacional de Acreditación en un Consejo para la Calidad de la Educación Superior; su apoyo para alcanzar la meta de “40 por ciento de directoras mujeres” en empresas públicas; y la aceleración del proyecto de creación de AFP estatal.