JadueA1

El ex brazo derecho de Sergio Jadue Jadue, Mauricio Etcheverry, salió al paso luego de los resultados arrojados por la auditoría forense de Deloitte en cuanto a las trucherías ocurridas en la ANFP durante la gestión del calerano.

En entrevista con La Tercera, Etcheverry aseguró sentirse tranquilo, pero no tan bien de ánimo luego de que en el análisis se dijera que tuvo gastos por 184 palos en el organismo, de los cuales 117 millones no tienen rendición. Por su parte se le apunta por hacer préstamos a La Serena, su ex club.

Añadió que “definitivamente no” es responsable del desfalco de la ANFP, a su vez que aclaró que “los fondos por rendir están debidamente rendidos. Si uno no rendía, te lo pedían.

Sobre los 117 palos sin rendición contó que “”el monto es una serie de rendiciones, no es una rendición. Entre las funciones que tenía , la más importante era mi relación con los clubes. También me hice cargo de los partidos en provincia. Ahí existen fondos por rendir. En los viajes de la Selección, donde era el coordinador de todo; cuando íbamos en la avanzada, preparábamos los viajes de la Roja, los hoteles, junto con Felipe Correa (actual gerente de selecciones), quien también tiene altos costos, pero todos rendidos”.

Su explicación en torno a esas lucas apunta a que “cuando uno viajaba con una delegación, los aviones eran de 130 y 140 personas. La Selección ocupaba 40 asientos y el resto era gente que lo acompañaba. Era una tradición de la ANFP que venía de antes, de que los clubes iban con dos personas que se pagaban su pasaje y les dábamos todas las condiciones; los atendía, los recibía y esos son los gastos por rendir. En el Mundial estuvimos más de 25 días cerca de 100 personas, independientemente del trabajo de Correa con la Selección. Es obvio que la contratación de buses, de algunas comidas, entre otras cosas, se hacía con gastos a rendir. Incluso las diferencias de los hoteles. Esos son los fondos que habla el señor Fazio de los $ 60 millones. Es más, salió mucho más y, para eso, a veces, ocupé mi tarjeta de crédito. Pagaba y después rendía. Siempre rendí los fondos que me entregó la ANFP. Si un funcionario de la ANFP no rendía un fondo de esa característica, lo mínimo que podrían haber hecho era despedirme”.

En ese sentido reconoció que “desconozco por qué no se encontraron los respaldos. Además, también es ilógico que una persona tenga fondos por rendir y piense en no rendirlos para quedarse con ellos. Estoy recopilando todas las copias y documentos que se me entregaron. No es fácil, porque es una historia de tres años. Tengo la mayor parte de la información recopilada y estoy disponible para lo que estimen conveniente. También me hubiese encantado que los auditores de Deloitte me hubiesen llamado y preguntado. En el momento que corresponda, entregaré los documentos que estoy recopilando, pero una cantidad de ese monto es una barbaridad”.

En otros pasajes de sus descargos afirmó que “no quiero pensar” que se le quiere perjudicar en el directorio, ya que “la mayoría de la gente de Quilín me conoce. No tengo por qué pensar que escondieron o hicieron desaparecer algo”.

Por su lado recalcó y juró que “no robé. No lo haría nunca. No he robado un peso de la ANFP. Desde 2011, cuando salí presidente de La Serena, con las dificultades que todos conocen que tuve en La Serena, efectivamente me protestaron varios cheques. Se empezaron a decir muchas cosas de mí. Lo asumo, porque ser presidente de un club chico no es fácil. Uno se acostumbra a que te den en el suelo. También hay gente que se ensaña. La Serena, bajo mi mandato, nunca tuvo una demanda por cheque protestado. Nos protestaban los cheques, sí, pero también es cierto que los pagábamos”.

En todo este caso manifestó que pase lo que pase “no tengo miedo de ir a la cárcel, porque nada malo he hecho. Espero que cuando se den las instancias para poder defenderme, esas cosas se puedan aclarar. No tengo temor. No tengo nada que esconderle a nadie”.

Al ser consultado por el escenario que enfrenta Jadue en Gringolandia, Etcheverry contestó que “uno se decepciona. ¿Por qué? Porque me quedé sin trabajo, lo que no es fácil a los 46 años. Sobre todo por una salida tan mediática. No es que vaya a pedir trabajo y me digan: ‘¿Usted es el de la ANFP? Bienvenido’. No, no es así. Uno queda con un timbre complicado. Lo otro, Jadue lo tendrá que resolver, porque tengo la certeza de que en la ANFP se aclararán todas las situaciones”.