Producción digital para ser usadas en temas de actualidad. Diseño: Sandro Baeza/AgenciaUno.

La Armada confirmó hoy que el fenómeno de la marea roja, que contaminó los mariscos en las aguas del sur del país y desencadenó protestas sociales tras la prohibición oficial de extraer este invertebrado comestible, “desaparecería” durante las próximas semanas.

La doctora en oceonografía de la Universidad de Concepción, Laura Farías, que fue parte de la comitiva de científicos que analizaron las aguas australes, señaló en la misiva que “como científicos buscamos hacer una reconstrucción del océano para que nos entregue las respuestas que buscamos”.

“Podemos concluir, a mi parecer, que el fenómeno de la marea roja está en retirada tras los primeros análisis obtenidos desde las muestras tomadas desde el mar en la zona de Chiloé, siendo fundamental para este tema la retirada del fenómeno de El Niño”, aseveró la experta.

La marea roja provocó un conflicto social entre los pescadores de la isla de Chiloé y el Gobierno, a raíz de la prohibición de extraer mariscos del mar.

La marea roja se debe al florecimiento de una excesiva proliferación de microalgas con elevadas concentraciones de toxinas, que contaminan los mariscos, y al ser consumidos pueden causar parálisis e incluso la muerte.

La Armada recorrió la isla de Chiloé en su totalidad, donde tomó muestras entre las regiones de Los Ríos y Los lagos.

“Lo que se quiere obtener son vestigios del sedimento del fondo marino. La mayor profundidad alcanzada por la toma de muestra fue dos mil metros de profundidad, que fue exactamente en la zona de vertimiento de salmones”, aseguró el capitán de navío Carlos González.

El oficial agregó que los pescadores, que fueron como observadores a este viaje, “pudieron ser garantes y registraron cada paso de la toma de muestras que se efectuó en este viaje”.

Durante las próximas semanas el equipo multidisciplinario de 14 científicos, designados por el Ministerio de Economía, deberá entregar las conclusiones finales, al alero del comité que estudia el fenómeno de la marea roja.

Los científicos tratarán de dilucidar si hay alguna relación entre la marea roja y el vertido de 4.000 toneladas de salmones muertos a 130 kilómetros de la costa del archipiélago a mediados de marzo, tal como los denunciaron algunas organizaciones ambientalistas.