Torrealba A_UNO_180701

Los ricos también lloran y pasan penurias, acaso no como las de los pobres, pero penurias al fin y al cabo.

Esa fue la motivación del alcalde de Vitacura (comuna donde supuestamente no hay pobreza), Raúl Torrealba, para sumarse a la iniciativa de la Farmacia Popular.

“¿Ha escuchado hablar de los pobres de corbata? Como municipio queremos ir en ayuda de los vecinos de Vitacura que durante años vivieron con holgura económica que les permitió comprar una propiedad en la comuna, pero que ahora enfrentar dificultades económicas”, explicó el edil a La Segunda.

El recinto, a diferencia de otros lugares, no llevará el nombre de una víctima de la Dictadura ni mucho menos, sino que se llamará simplemente “Vita Botica”. Abrirá sus puertas en julio, y estará ubicado en Las Hualtatas con San Félix.

“Lo que queremos es incorporar a los servicios que ya entregamos a nuestros vecinos”, agregó el alcalde.

La farmacia tendrá un expendio de 40 medicamentos a precio de costo, esto ya que el municipio los comprará directamente en la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast).

Sobre si no le complica la idea de replicar una idea de un alcalde comunista (Daniel Jadue, Recoleta), respondió que los ediles no administran la comuna ni toman decisiones por definiciones de carácter político.

“Yo no soy quién para opinar sobre la realidad de la salud de quienes viven en Recoleta, sólo trato de entregar servicios a los residentes de Vitacura”.

Requisitos

Quienes pretendan sumarse al beneficio deben ser vecinos residentes, acreditar domicilio, tener una enfermedad crónica, y requerir un tratamiento farmacológico. No siendo vecinos, también podrán acceder a la farmacia comunal las personas que trabajen en casa particulares.