Enzo Roco A1

Claudio Bravo afirmó que deben afrontar el encuentro ante Argentina con independencia de si en el equipo rival esté su compañero en el Barcelona, Leo Messi, aunque señaló que prefiere que juegue.

“No sé la situación real de Leo y si tiene tanta molestia que no puede jugar. Con Leo o sin él tenemos que jugar el partido de la misma forma”, dijo Bravo en el hotel Four Seasons de Palo Alto California, donde compareció antes del Argentina-Chile del lunes.

Bravo señaló que Messi hará lo posible por estar a pesar de las molestias por un golpe en la espalda y las costillas que recibió en un amistoso el 28 de mayo ante Honduras.

“Conociendo a Leo, viendo todos los partidos que juega, sin ninguna duda va a querer estar presente, sobre todo en este primer partido de la Copa América”, opinó.

El meta de Chile también aseguró que no buscarán el empate, pues eso va contra su estilo de fútbol.

“No somos de esperar noventa minutos atrás y más ante una selección como la Argentina, que juega muy bien y que tiene individualidades que cambian el partido en fracciones de minuto”, sostuvo.

Vamos a tratar de “buscar todos los partidos” y “jugando de buena manera”, añadió el capitán chileno.

Por su lado Enzo Roco, central del Espanyol de Barcelona, esgrimió la madurez que ha adquirido en la Liga española como un arma para enfrentarse a jugadores del nivel del argentino Lionel Messi, rival de su equipo el lunes 6 en la Copa América.

“Estar en una Liga como la española me ha dado mucha madurez en lo futbolístico y, obviamente, al enfrentarte contra los mejores creces como jugador”, opinó Roco, de 22 años, quien fichó por el Espanyol en el 2015 procedente del Elche.

Para el central, que compareció en el hotel Four Seasons de Palo Alto (California), será el funcionamiento en grupo el que les permita “sacar adelante” el desafío ante Argentina. “Si me toca jugar, trataré de aportar lo mío al equipo”, prometió el defensa.

ANFP: El rol de Salah en el millonario contrato de arriendo del Monumental en la era Jadue – The Clinic Online

Una modificación de contrato, firmado el año 2014 y hasta ahora desconocido, vincula al exmandamás de la ANFP y a su sucesor, Arturo Salah, en el pago de hasta $70 millones por el arriendo del Estadio Monumental para un partido amistoso de la selección.