anexo4-a1

A primera hora de este martes, la directiva UDI encabezada por el timonel Hernán Larraín, llegó hasta el anexo cárcel Capitán Yáber para visitar al desaforado senador Jaime Orpis, quien se encuentra en prisión preventiva tras ser formalizado por delitos tributarios, fraude al fisco y cohecho”.

Al término de la visita que duró poco menos de una hora, Larraín ofreció una conversación con la prensa en la que aclaró que “hemos venido a ver a un amigo que lo está pasando muy mal, quizás sea el peor momento de su vida, y en estos minutos es cuando la amistad y solidaridad se hace necesaria”.

En ese sentido, el senador y abogado defendió con todo a su compañero de partido: “Es un buen hombre y no es un peligro para la sociedad. Las medidas en su contra son desproporcionadas. Está lejos de ser un peligro para la sociedad, tiene una trayectoria impecable, ha dedicado su vida al servicio público, a rehabilitar drogadictos. Si ha cometido errores no merece ese trato desigual”.

En este punto de sus descargos aprovechó de reiterar sus acusaciones contra un posible sesgo político en las investigaciones, perjudicando a los miembros de la derecha.

“Muchas personas en situaciones similares no están ni siquiera siendo objeto de investigaciones. Hay una forma unilateral con que la Fiscalía, el SII, el Consejo de Defensa del Estado y los tribunales de justicia están procediendo en esta materia”.

“Es lamentable esta situacion, pero es la verdad”, precisó, al mismo tiempo que disparó que “tratar a una persona con la trayectoria de Orpis, con su voluntad de colaborar para esclarecer hechos, quién podría pensar que merece ese trato (prisión preventiva), lo que hace la situación muy injusta y nosotros solidarizamos”.

Al ser consultado por cómo fue ese diálogo al interior de la cana, Larraín contestó que “hemos conversado cuestiones más personales, sabemos que lo está pasando mal, es una situación humana muy difícil y estamos aquí no solo como compañeros de ruta, sino que como amigos”.

Agregó en ese sentido que “nos comunicamos anticipadadmente con el director de Gendarmería para asegurar que esto fuese lo más normal posible y evitar molestar a otros que con justa razón vienen a ver a sus seres queridos”.

Por su parte, el senador Juan Antonio Coloma advirtió que a Orpis “le ha tocado mucho lidiar con el dolor, ha dedicado parte importante de su vida de rehabilitar personas y honestamente no es fácil lo que está viviendo”.

“Quizás es el momento más duro que él ha vivido”, cerró.

El parlamentario fue formalizado por fraude al fisco, delitos tributarios y cohecho. Al desaforado parlamentario se le acusa de haber recibido pagos irregulares de Corpesca por más de 230 millones de pesos.

anexo5-a21

anexo4-a1

anexo3-a1

anexo2-a1

anexo1-a1