El triunfo de DJ Méndez en las primarias del domingo, es para miles de porteños un golpe violento que estamos llamados a superar. Su elección profundiza la caída de una ciudad dañada y devela, una vez más, la brutalidad de la maquinaria partidaria de la Nueva Mayoría. Con DJ Méndez se usó el engañoso mecanismo de hacer pasar por independiente a quien no lo es, perpetuando un modus operandi que ha dañado al país: la entrega de un “cupo” a una persona sin experiencia ni condiciones de estadista.

¿Cómo logró triunfar DJ Méndez? Apropiándose de una ética y una soberanía ciudadana que no posee, aprovechando que no tiene los atributos de un político tradicional, sino los de un tipo canchero con horas de pantalla. Ser independiente no es equivalente a ser ciudadano. La opción ciudadana viene de una herencia social que se practica día a día, durante años, de manera consciente, y se legitima con trabajo comunitario permanente. DJ Méndez propone una Orquesta Filarmónica Juvenil sin siquiera haber buscado en Google que Valparaíso ya la tiene. En una ciudad donde los ascensores bien manejados, son un medio de transporte eficiente, considerados elementos del patrimonio mundial, promete escaleras mecánicas, patrimonio de los malls.

En Valparaíso convive la más extrema precariedad y el conocimiento de excelencia. Con más de doscientos mil habitantes, su ingreso per cápita equivale al de las poblaciones más desposeídas de Santiago, pero a la vez aloja al Consejo Nacional de la Cultura, al Congreso Nacional, cuatro universidades estatales, algunos de los centros de investigación más importantes del país, concentra todos los servicios públicos regionales y es Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, para DJ Méndez una política integradora de este gran acervo de conocimiento, desemboca en la escasa propuesta de enseñarle más inglés a jóvenes que asisten a liceos que se llueven y han sido literalmente saqueados por la administración municipal. Necesitamos la sinergia de todos los actores involucrados, pero hay que tener conocimiento y estrategia de estadista para hacerlo.

Cuando el 2014 Valparaíso ardió, vimos la consecuencia de un país librado a la anarquía neoliberal, que pierde potestad fiscalizadora ante el ciudadano y el empresariado, evita la planificación urbana y acepta la negligencia del gobierno municipal. Todo lo anterior, sumado a las hectáreas de bosque inflamable que siguen rodeando los cerros, podría provocar hoy un nuevo estallido de la ciudad. Necesitamos erradicar el bosque en los cerros, plantar especies nativas, urbanizar, pero es más importante poner estudios de grabación en los cerros, como lo anhela DJ Méndez.

¿Que sucedió en nosotros, los porteños, cuando las cenizas de ropas y recuerdos acumulaban peso sobre nuestra techumbre y cubrían el cielo de la ciudad? Organizaciones barriales asumieron el liderazgo de la ayuda inmediata y otras nacieron para buscar una radical transformación y apuntar a la administración municipal. Surgió la urgencia de proponer nuevos caminos de desarrollo.

Así nació el Pacto Urbano La Matriz, un pacto en el que participamos activistas de diversas causas. Somos quienes se querellaron contra el alcalde por abandono de deberes, los que nos oponemos al Mall Barón, y a la especulación inmobiliaria con las torres en altura. Pero también estamos haciendo propuestas como las alternativas de desarrollo portuario a la Terminal 2, las nuevas iniciativas que promueven la economía local, la reformulación de los impuestos aduaneros para favorecer que más recursos queden en la ciudad y la creación de sinergias entre universidades, municipio y sociedad civil para mejorar el espacio público y la educación. Somos líderes comunitarios, dirigentes, profesionales y por sobre todo, vecinos.

Hemos creado un movimiento que invita a toda la diversidad de ciudadanos que deseen participar de un cambio. Le hemos llamado “Valparaíso Ciudadano” al movimiento que lleva adelante estas Primarias Ciudadanas y que reúne al Pacto Urbano La Matriz, Movimiento de Defensa de Valparaíso, Nueva Fuerza, el Partido Humanista, Revolución Democrática y Movimiento Autonomista facción Gabriel Boric (estos dos últimos liderados por los diputados más respetados de hoy).

Las primeras Primarias Ciudadanas en la reciente historia de Chile, se llevarán a cabo este domingo 3 de julio (www.primariasciudadanasvalpo.cl). Son un fenómeno porteño, que nace de una experiencia extrema y de una conciencia de orgullo: sabemos que Valparaíso llegó primero, en adelantos urbanos, en organización social solidaria, en libertad religiosa y cívica. Cuando un porteño camina en la acera que enfrenta una gran obra pública urbana convertida en vertedero, como la Escuela Ramón Barros Luco, sabe que pudo haber tenido mucho y que la caída ha sido fuerte.

El movimiento ciudadano es hoy día lo que la filosofía denominaría el espíritu del tiempo (zeitgeist), se percibe en la indignación ciudadana que de manera positiva quiere transformarse en construcción, y debe articular lo mejor de la nueva izquierda con los movimientos y organizaciones sociales y territoriales. Esa es la invitación que Valparaíso hace al país.

Estamos creando un programa común con consulta a los porteños, con capacidad de gobierno reunido en el conocimiento académico, la experiencia, y las causas sociales en que trabajan nuestros cinco candidatos. Uno de ellos podrá llegar a la alcaldía en las elecciones de octubre. ¿Quiénes son?: Daniel Morales arquitecto urbanista y creador de un proyecto alternativo a la Terminal 2 de TCVAL; John Parada dirigente sindical y líder del Movimiento de Defensa de Valparaíso; Lorena Colivoro dirigente comunitaria miembro de Valpo Interviene; Jorge Sharp, abogado exdirigente estudiantil y líder del Movimiento Autonomista; Cecilia Gutiérrez empresaria del barrio puerto.

Queremos proponer un camino de esperanza y renovar los sueños de una ciudadanía cansada con la política. En la situación actual de nuestro país, un renovado espíritu republicano está llamado a reproducir esta articulación ciudadana que surgirá fortalecida en varias otras ciudades. Reunir este crisol de inteligencias y mundos, es promesa de que podemos instalar un camino posible necesario y urgente.

Rocío Venegas Balmaceda, Socióloga y miembro del Pacto Urbano La Matriz.