camion araucania A1

Un nuevo ataque incendiario se registró hoy en la llamada zona de conflicto mapuche, cuando varios encapuchados quemaron maquinaria, un camión y varias oficinas de una empresa que realiza obras en la central hidroeléctrica El Retiro, en el sur de Chile.

Según difundió radio Cooperativa, el atentado incendiario se registró cerca del sector de Pitrinol, en la zona de Alto Biobío, a unos 600 kilómetros al sur de Santiago.

El parte policial da cuenta de que se trató unos siete individuos encapuchados, quienes además realizaron un disparo que dio en el vidrio de una camioneta, cuyas esquirlas hirieron a un guardia de la empresa, el que fue trasladado al Hospital de Santa Bárbara con lesiones leves.

El ataque se registró cerca de la Tenencia Biobío de Carabineros, cuyo personal intentó interceptar a los antisociales, quienes lograron escapar.

En los últimos meses, se han destruido y quemado más de 15 iglesias, la mayoría evangélicas. La misma suerte han corrido decenas de camiones y maquinaria agrícola.

El conflicto indígena tiene su origen en la reclamación de algunas comunidades de tierras que consideran ancestrales, pero que están en manos de empresas agrícolas o forestales, y que ha derivado en hechos de violencia que en los últimos años han causado la muerte de varios comuneros y agricultores.

Además, varias decenas de mapuches han sido procesados y condenados por ataques incendiarios a propiedades agrícolas, maquinarias, camiones y bosques, además de robos, asaltos y otros delitos.

Los empresarios de la zona exigen al Gobierno “mano dura” para combatir lo que consideran acciones terroristas, mientras grupos mapuches más radicales han ampliado su consigna básica a una recuperación del territorio que hasta avanzado el siglo XIX cobijaba a la “nación mapuche”.

En ese marco se han detectado bandas de delincuentes comunes que utilizan la situación para robar madera, ganado y otros bienes.