piñera-a1

Avanza Chile, fundación del exmandatario Sebastián Piñera, realizó una dura crítica a la reforma electoral gestionada por la Presidenta Michelle Bachelet, proyecto que destaca por el fin del sistema binominal y el aumento de los parlamentarios en el Congreso.

Según consigna La Tercera, el organismo sostuvo que en un informe titulado “Reemplazo al sistema binominal: había una solución sin más diputados”, que “la reforma buscaba lograr la igualdad del voto, que el sistema actual no permitiría. Sin embargo, aumentó el número de escaños de diputados en todas las regiones del país y de senadores en la mayoría de las regiones, manteniendo importantes niveles de desproporcionalidad”.

Añadió que “así, cabe preguntarse con qué parámetros y para qué objetivos la propuesta propone un diputado cada 30 mil electores en Aysén, mientras que en Arica es uno cada 58 mil, en Iquique es uno cada 74 mil y en la Región Metropolitana uno cada 110 mil”.

En esa línea el texto de Avanza Chile asegura que los cambios al sistema “no tienen mayores ventajas de proporcionalidad respecto del sistema binominal ni respecto de propuestas de reemplazo anteriores; y tampoco genera más espacio y oportunidades de elegirse a los candidatos independientes o de listas minoritarias o emergentes”

De hecho advierte que este sistema no está impidiendo una elección “por arrastre”.

“El sistema proporcional aprobado, al igual que el binominal y que todos los sistemas electorales, permite la elección de candidatos menos votados, si concurren en una lista que sume los votos necesarios para ello. Así ocurre en Chile cada cuatro años, en la elección de concejales, que utiliza el sistema proporcional y que permite la elección de autoridades con porcentajes menores que candidatos de otras listas”, recalcó la fundación.

Por su parte, Chile Avanza manifestó que había una solución al respecto sin llegar al punto de aumentar los parlamentarios

El organismo habla de una iniviativa enviada por Piñera en 2013 y que duerme en el Senado.

“Esta reforma mejoraba la proporcionalidad entre escaños y votos, aumentaba la competencia y multiplicaba las opciones del elector…mantenía el número de diputados y de senadores, ya que para cumplir con los objetivos no era necesario su incremento y, en consecuencia, el proyecto no implicaba mayores gastos públicos”.