orpisa1

A un mes de que el desaforado senador de la UDI, Jaime Orpis, quedara en prisión preventiva en el anexo Capitán Yáber, su esposa, la periodista Ana Luisa Jouanne, se refirió en extenso a la situación que atraviesa el legislador, a quien recordemos, se le imputan los delitos de cohecho, fraude al fisco y delitos tributarios.

En entrevista con El Mercurio, Jouanne aseguró que Chile no es un país más justo, sino más hipócrita tras la detención de su Orpis y que el pecar de ingenuo es lo que hoy lo tiene en esta situación.

“Él se arrepiente y no tienen ningún problema en hacerse responsable. Jaime colaboró con la investigación y devolvió plata, pero eso no le valió de nada, porque igual estaría donde está aunque no hubiera reconocido. Y no veo a nadie más viviendo lo que él vive. Quiero ser súper clara: yo no quisiera que nadie pase por lo que Jaime está pasando, solo quisiera que esto se sincerara porque después de que Jaime entró la cárcel Chile no es un país más justo, sino más hipócrita”, afirmó.

La periodista destacó el estado de salud en el que se encuentra el parlamentario, quien padece de hipertensión, problemas vasculares, un cuadro depresivo, entre otras enfermedades. De hecho, según reveló The Clinic Online, Gendarmería solicitó mediante un oficio equipamiento especial para enfrentar una eventual crisis de Orpis en la cárcel.

“¿Es Jaime un peligro para la sociedad? Yo no puedo creer que el Jaime que está allí, con riesgo en su salud y protocolos de máxima seguridad es el mismo Jaime que yo conozco: un hombre bueno, que reconoció todo el tema del manejo de las platas políticas, un hombre que ha trabajado con una vocación de servicio enorme durante 30 años, con un costo familiar altísimo para nuestros hijos y para mí”, agregó.

Según la esposa de Orpis, el legislador es una especie de chivo expiatorio para la clase política: “Había que meter a la cárcel a un político para hacer un check en esto. Todos sabemos que esa es la manera en que se financiaba la política, que la ley se intentó hacer para mejorar esto no dio el ancho. Y Jaime es una persona tan ingenua que dejó rastro en todas partes, porque no es un pillo, una persona que simplemente no tuvo la serenidad para ver que aquí había una manera distinta de hacer las cosas”.

“Quizás eso hizo que finalmente él fuera el elegido, porque a lo mejor si él fuera una figura política no habría estado ahí. Yo creo que era una persona que servía a las necesidades del momento. A las necesidades de los jueces, de dar una medida ejemplificadora; del mundo político, de poder sanear su imagen ante la opinión pública; a los intereses de los fiscales que hoy están en una postura de protagonismo donde, sin ser experta, la objetividad no ha estado presente porque todo aquello que exculpa no se ha puesto sobre la mesa, solo lo que inculpa. Y eso no es lo que yo entiendo por justicia”, agregó.

Jouanne afirmó que tanto ella como sus hijos le tienen una rabia enorme a la política y que las malas decisiones tomadas por su marido se deben a que este siempre acarreó deudas y no tenía un jefe de campaña que recolectara los recursos.

Con todo, la esposa de Orpis fue enfática en señalar que el delito de cohecho por el que fue imputado el senador, no corresponde a la realidad. “El jamás votó por algo distinto de lo que él creía y no se enriqueció”, aseguró.

“En el tema del cohecho él se va a defender hasta el final. Hemos acordado que yo lo voy a apoyar, porque la defensa de eso pude tener muchas consecuencias. Para él es algo irrenunciable. Jaime me dice que no podría mirar a sus hijos si no ha peleado por esto. Yo solo espero que la salud lo acompañe”, sostuvo.

Cabe destacar que Orpis fue formalizado por cohecho, fraude al fisco y delitos tributarios por los presuntos aportes ilegales que recibió de la empresa Corpesca, monto que hasta ahora asciende a los $230 millones.