Golpe de Estado Turquía EFE
Después del intento de Golpe, ¿Erdogan incrementará el autoritarismo de su gobierno?
–Es poco probable. La reacción natural es que haya una apertura mayor en su gobierno para cambiar el ambiente de descontento que llevó a la acción de los militares. Y para desarrollar instituciones democráticas, que en Turquía están muy atrasadas. Puede que en el corto plazo, ante la amenaza a la seguridad y las purgas al ejército que ya hemos visto, su gobierno tome un carácter más autocrático. Pero soy optimista, esto debiera traer buenas consecuencias para Turquía.

Algunos dicen que Erdogan planificó el Golpe.

–No lo creo, no veo a Erdogan capaz de hacer algo así. Mucha gente murió el 15 de julio, y pesa mucho el recuerdo de la represión, las torturas y las muertes en la última dictadura militar (1980-1983) para intentar algo así. Además, este intento de golpe tuvo demasiadas falencias desde el punto de vista político y militar. Responde más bien a un pequeño grupo de sublevados. Además, el ejército siempre ha tenido una doctrina de realizar golpes sólo cuando cuentan con el apoyo popular, y este gobierno tiene una amplia popularidad. Cuando ocurrió el golpe de 1980, los militares sí supieron tomarse las instituciones más estratégicas: las instituciones de gobierno y los medios de comunicación estatales, además de intervenir las universidades. Luego de eso impusieron un régimen de terror. Pero hoy, habiendo canales de televisión privados y redes sociales que permiten a la gente organizarse en contra del golpe, esos métodos no son tan efectivos.

¿Esto va a afectar la manera en que Turquía ha combatido al ISIS en alianza con Europa?
–El ISIS es una creación de la invasión estadounidense en Irak. Surgió como resultado del enfrentamiento entre sunitas y chiítas y de la llegada de exmilitares del gobierno de Irak y de Al Qaeda. La brutalidad de la invasión americana, así como las instituciones que ellos crearon, también lo favoreció. En todo caso, Erdogan ha utilizado al ISIS como el gran enemigo común de su gobierno, pero ha centrado los ataques del ejército turco en los extremistas kurdos. Los americanos, por su parte, están utilizando a los mismos kurdos en su lucha contra el ISIS. Lo que hoy tiene que hacer Erdogan es crear una nueva política hacia los kurdos para evitar el surgimiento de un nuevo frente terrorista.