cristina fernandez A1 chile

El diario Clarín de Argentina recoge en su edición online un resumen de la entrevista que la expresidenta trasandina, Cristina Fernández, concedió a seis medios internacionales en su residencia en El Calafate. La exmandataria habló con Reuters, la cadena de televisión Al Jazeera, Telesur, Diario Jornada (México), Sputnik, y Nodal (el portal de Pedro Brieger). Entre los temas tratados estuvo Macri, la izquierda latinoamericana y el cepo cambiario.

“Te soy sincera, en absoluto, en absoluto. Si hubiera tenido temor, no hubiera hecho no solamente las cosas que hice en el gobierno, sino además también posiblemente nunca hubiera militado en los espacios políticos en los que milite desde muy joven. Ser peronista en este país nunca fue fácil y nunca fue gratis”, dijo consultada sobre si le tiene temor a la encarcelación.

Fernández también se refirió al caso de José López, el exfuncionario kirchnerista que fue detenido cuando intentaba esconder nueve millones de dólares en un convento. “Me parece que lo que puede haber pasado con tal o cual ex funcionario, y no quiero minimizar nada, no quiero minimizar absolutamente nada, me parece que son episodios que también tienen que ver con lo que puede pasar en cualquier gobierno. Pero también quiero decir que, escuchar a una persona que lleve el apellido Macri hablar de saqueo del Estado, hablar de la obra pública o hablar de determinadas cosas, realmente me parece una falta de respeto a la memoria y a la historia reciente de los argentinos. Yo vivo en esta casa que está a nombre mío, que es mía desde antes de ser presidenta. No vivo en la casa de ninguna empresa constructora”.

Sobre el tarifazo y la inflación dijo que “ahora hasta les critican que usan el aire acondicionado o que prenden la estufa. Yo por lo menos nunca me enojé ni le critiqué a ningún argentino porque prendía la estufa o el aire acondicionado. Al contrario, fue durante nuestro gobierno que millones de argentinos se pudieron comprar el aire acondicionado. Fue durante nuestro gobierno que millones de argentinos pudieron renovar sus estufas, o tener estufas! O tener gas, o acceder al gas. Hoy la factura de gas la tienen que pagar los k y los anti-k, así como la de luz y el agua que también tienen que pagar lo k, los anti-k y los que no son nada. Y el queso Port Salut que hace un mes acá en La Anónima costaba $100 medio kilo, ahora sale casi 300 y lo pagan los radicales, los peronistas y todos los que quieren comprar medio kilo de Por Salut La Serenísima en La Anónima de los Brown aquí en Calafate”.

Con relación al lugar que hoy ocupa la izquierda latinoamericana, respondió que “me parece que hay un retroceso en lo que fueron los gobiernos nacionales y populares en la región. Hay hay un avance de lo que podríamos denominar la derecha conservadora o restauradora en cuanto a exclusión social, en cuanto a nuevos realineamientos y en cuanto a abandonar la idea de unidad regional que primó tanto en el espíritu de la UNASUR, del MERCOSUR, y de la CELAC desde 1999, que fue cuando asumió Hugo Chávez en Venezuela”.

El cepo cambiario. “No cambiaría la política cambiaria (de mi Gobierno). Creo que sí cambiaría tal vez la política industrial, para hacerla menos dependiente, y que el desarrollo fuera más perfecto y pudieran hacerse los eslabones productivos de manera que no hubiera tanta necesidad de divisas. Se hizo un cacerolazo porque la gente no podía comprar dólares. Y yo les pregunto a todos los que compraron dólares: ¿ahora, cuántos pueden comprar? Ahora se puede comprar ilimitadamente. Primero fueron dos millones, luego fueron cinco millones, ahora cualquier argentino pueden comprar la cantidad que se le ocurra. Seguramente algunos pueden comprar dólares, pero me atrevo a decir que es una ínfima minoría”.