Marcha aborto twitter

Cientos de personas marcharon en la noche del lunes por las principales calles de Santiago, Iquique, Antofagasta, Valparaíso, Chillán, Concepción, Temuco y Valdivia; “por un aborto libre, seguro y gratuito”, una movilización que se realiza ininterrumpidamente desde el año 2013.

La marcha, que arrancó en Plaza Italia y siguió por la Alameda, concluyó sin incidentes en la Plaza Los Héroes.

La portavoz de la Coordinadora de Feministas en Lucha, Gema Ortega, dijo a los periodistas que si bien el actual Ejecutivo tomó la iniciativa al presentar un proyecto de ley que autoriza el aborto en tres causales: peligro para la vida de la mujer, inviabilidad fetal y embarazo por violación, “el articulado duerme hace meses en el Senado”.

“Ni siquiera concita apoyo dentro de la propia coalición oficialista (Nueva Mayoría)”, enfatizó Ortega.

En tanto, Angie Mendoza, otra de las miembros de la coordinadora de feministas, explicó que las tres causales contempladas en el proyecto alcanzan apenas un 3 % de los casos de aborto que se realizan en Chile.

“Son principalmente las trabajadoras y las pobres las que sufren las consecuencias del aborto clandestino, como una mayor criminalización”, dijo Bárbara Brito, quien también es parte de la agrupación.

Por su parte, Camila Rojas, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), recordó el caso de Belén, una niña de 11 años que en 2013 fue obligada a mantener su embarazo producto de las constantes violaciones de su padrastro.

“La lucha feminista pone la pelea por un aborto libre, seguro y gratuito en el tapete para que las mujeres dejen de morir por abortar. En nuestro país, cuando se tienen los recursos, se puede realizar un aborto, pero cuando no se tienen esas condiciones, se puede morir”, aseveró.

Rojas recordó que son cinco los países en el mundo en los que no se contempla ninguna forma legal de interrupción del embarazo, grupo al que pertenece Chile desde 1989, cuando la dictadura militar de Augusto Pinochet prohibió el aborto, que hasta ese entonces era permitido.

La guerra santa del Obispo Felipe Bacarreza contra el aborto: El policía sexual de la Iglesia – The Clinic Online