peneok

Hay cosas bizarras y ésta, pero los hechos acontecieron más o menos así.

Resulta que había tres amigos, como cualquier grupo, disfrutando de un juerga un día normal, cuando a uno de ellos se le ocurrió salir para ir en búsqueda de más copete.

Hasta ahí todo normal, nada muy diferente a lo que suele suceder en un carrete, pero las circunstancias que prosiguieron dan al relato tintes melodramáticos.

El hecho es que de los dos que se quedaron uno entró en un sueño profundo, acaso arrebatado por el alcohol.

Relata el portal Soy Chile que fue en ese instante en que el tercer invitado (uno había salido por más trago) decidió aprovechar que su compañero había abandonado el estado de vigilia, le sacó el pantalón y no halló mejor idea que morderle el pene.

Como era de esperar, el agredido se despertó, tratando en el acto de separar a su agresor.

La cosa no fue tan simple, porque el agresor (un hombre de unos 50 años) tomó un objeto cortante y no contento con haber mordido el pene de su compañero de carrete lo amenazó.

Pese a ello, la víctima consiguió que el caníbal se retirara de la vivienda, del lugar que seguramente no olvidará en años.

Tras aguantar un día entero de dolor, el mordido logró trasladarse hasta el Hospital de Chañaral donde fue atendido por las lesiones de equimosis y hematomas en su zona genital, cita Soy Chile.

Los hechos generaron que un fiscal de la zona instruyera una investigación para aclarar las circunstancias, pues el agresor tendría presumiblemente antecedentes policiales.